El linaje en Wicca

Cuando conozco Wiccanos solitarios eclécticos que nunca han estudiado en el seno de una tradición, casi siempre sale a colación mi pertenencia a una tradición con un corpus establecido, con un sistema de grados y con una iniciación propiamente dicha. Casi todos los solitarios que conozco, en ese momento, acaban cosiéndome a preguntas que me limito a contestar con la mayor naturalidad. Mi tradición, y por consiguiente mi linaje, es sólo uno de los aspectos que conforman mi creencia religiosa: es mi familia espiritual y de quienes he aprendido casi todo lo que sé, pero no lo es absolutamente todo, a pesar del respeto y la reverencia que siento por todos los miembros de ésta. Por tanto, no considero que mi pertenencia a una tradición o los principios básicos de la misma deban ser secreto de Estado. Es cierto que los detalles de la ideología Correlliana (la tradición en la que estoy) y de su material de estudio normalmente me los salto en las explicaciones que ofrezco, pero porque considero que dichos entresijos de la tradición son para alguien que realmente esté en ese camino, y que tampoco hay que monopolizar las conversaciones con según qué detalles. Ésta es mi opinión y esto es lo que practico normalmente en mis interacciones sociales. Sin embargo, los amigos solitarios a los que he ido conociendo a veces me comentan que se han encontrado con Wiccanos adscritos a una tradición que le dan una importancia capital al linaje.

Pero, ¿qué es exactamente el linaje?

linaje.

(Del prov. linhatge o cat. llinyatge).

1. m. Ascendencia o descendencia de cualquier familia.

2. m. Clase o condición de una cosa.

3. m. pl. Vecinos nobles reconocidos por tales e incorporados en el cuerpo de la nobleza.

El vocablo provenzal y catalán del que viene nuestra palabra, viene a su vez de la voz latina “linea”, que quiere decir exactamente lo mismo que la palabra “línea” en castellano. Por tanto, el linaje en Wicca se refiere exactamente a la procedencia de nuestro aprendizaje, a la persona que nos inicia en la Wicca y que, de esta forma, se convierte en nuestro “padre” o “madre” espiritual.

Podemos entender el linaje de dos formas diferentes:

El linaje organizacional: Entendido esto como la sucesión de responsables de determinada tradición, o de una parte de dicha tradición. Por ejemplo, en el seno de un templo o coven, sería la sucesión de sumos sacerdotes o sumas sacerdotisas que, con el tiempo, están al cargo de dicha organización.

El linaje espiritual: Es entendido como la procedencia de nuestras creencias espirituales, y es el que se suele dar cuando un individuo inicia a otro en Wicca tras un periodo de entrenamiento y aprendizaje a cargo normalmente del que inicia. Las diferentes tradiciones tienen variadas opiniones sobre quién nos otorga el linaje, puesto que para algunas nuestro Maestro sería el que nos inicia en el Primer Grado, mientras que para otras es el que nos inicia en el Tercer Grado (Sumo Sacerdocio), en el caso de aquéllas que tienen diferentes escalones de aprendizaje.

Importancia del linaje

Como todo, la importancia que le demos a esto es relativa, y no hay blancos ni negros, sino que existe todo un espectro de opiniones al gusto.

En la Wicca basada en tradiciones suele ser bastante importante, debiendo el Iniciado un respeto y lealtad especial al Maestro y hacia la propia estructura. Estar en este tipo de organizaciones garantiza una cierta protección y confianza, ya que te encuentras “arropado” por toda una familia espiritual que te apoya, aunque no les tengas cerca (sobre todo con internet). En contrapartida, comentar que, como en todas las organizaciones conformadas por humanos, a algunos Maestros se les puede subir bastante el cargo, olvidando que no sólo es el Alumno el que debe respetar al Maestro, sino que el Maestro también le debe respeto al Alumno, ya que gracias a él su propia estructura va a crecer y evolucionar, y las nuevas generaciones (aunque sean espirituales) siempre son la esperanza y el futuro de cualquier organización. Ser un buen Maestro no sólo implica transmitir correctamente los conocimientos, sino demostrar mediante el ejemplo al alumno que puede superarse y crecer, estar orgulloso del Alumno y sobre todo saber transmitir con las acciones los valores que promulgamos en nuestra religión.

Por otro lado tenemos a los solitarios eclécticos, que normalmente se auto-inician. La ausencia de linaje para éstos está basada en que el primer wiccano de la Historia tuvo que auto-iniciarse, cosa que es de lógica aplastante. La principal ventaja de los eclécticos es que no le deben lealtad a ninguna estructura: nadie les impone en qué especializarse, ni qué estudiar, ni tener uno, dos, o tres grados… la libertad del auto-iniciado es absoluta, pudiendo elegir sus referencias de aprendizaje a placer siempre dentro de la ideología wiccana. En contrapartida, y por lo que me cuentan mis amigos, se pueden sentir un poco menos apoyados por una estructura, incluso a veces pueden ser despreciados por aquéllos que consideran que la Wicca dentro de una tradición es “superior” o “mejor”.

En resumen, el linaje es un asunto al que cada uno le puede dar mayor o menor importancia, pero siempre y cuando dicha importancia sea personal y sin necesidad de menospreciar a nadie. Muchas veces veo que X critica a Y porque no está iniciado/a en el seno de ninguna tradición, o incluso he llegado a ver que X considera que la tradición de Y es “inferior”. Creo que esto va en contra de la Rede y deja en bastante mal lugar a la tradición de la persona que critica por dos razones: 1) la Wicca es una tradición de respeto hacia las creencias de los demás y 2) la comunidad wiccana es muy pequeña y en internet (donde se suelen dar este tipo de ataques) es más pequeña todavía, así que casi todo el mundo se conoce y este tipo de comportamientos son rápidamente detectados, siendo el “criticón” normalmente dado de lado por el resto de los miembros.

Recordemos que no existe tradición “mejor” que otra tradición, ni linaje “superior” a otro linaje, con lo cual esto, hoy día y con los medios de los que disponemos, resulta una preferencia estrictamente personal.

Finalmente, una última palabra sobre todos aquéllos que ofrecen un linaje “demostrable” y “verdadero”. Hoy día, casi todas las tradiciones ofrecen algún tipo de demostración del linaje que se tiene o del rango obtenido, incluso algunas organizaciones se encuentran inscritas como asociaciones religiosas (normalmente en Estados Unidos donde existe exención de impuestos para éstas) y están obligadas a llevar un registro de sus miembros, teniendo incluso que pagar una tasa gubernamental al inscribirse en el registro (lo digo por propia experiencia). La pertenencia a una tradición es más que demostrable también contactando directamente con el supuesto Maestro de quien diga de sí mismo que tiene ese linaje. Si alguna vez tenéis dudas sobre si alguien tiene un linaje y se os presenta como Maestro/a, mi consejo es que le preguntéis a qué tradición pertenece, si os puede dar pruebas y que hagáis las averiguaciones pertinentes con dicha organización.

Definiendo la Wicca por lo que es

El otro día me preguntaba un conocido, muy interesado, en qué consistía mi religión. Me sorprendí a mí misma dudando al principio sobre cómo empezar a comentarle de qué se trataba, pero finalmente terminé definiéndola por lo que realmente es. Sin embargo, mi duda inicial viene de que siempre se tiene la tentación de definir la Wicca por lo que NO es, y esto es porque lo hemos estado leyendo en tantos sitios que al final, de haberlo visto tantas veces y haberlo repetido hasta la saciedad como un mantra, acabas memorizando una serie de “noes” de la Wicca que son a todas luces negativos para nuestra creencia en general. Definiendo los “noes” estamos, en realidad, definiéndonos a nosotros mismos en comparación con otras creencias que nos son ajenas pero que resultan centrales a la hora de hacernos entender por los no Wiccanos.

¿Por qué se define la Wicca en negativo y no en positivo? Principalmente porque la mayoría de los Wiccanos vienen de otra religión en la que se han criado, de la que han obtenido una serie de preceptos morales, y de la que han acabado desertando. Al final, el proceso de inculturación de esa primera religión cala tan profundamente en el individuo (especialmente si se trata de una formación religiosa llevada a cabo cuando se es muy pequeño) que necesita de esos valores incluso para definir cuál es su postura religiosa cuando llega a la madurez. También se trata de un acto de rebeldía en muchos casos. El pensamiento negativo se acrecenta aún más cuando son los propios autores famosos los que acuñan ese mantra de “La Wicca no es Satanismo”, “La Wicca no se basa en ningún libro”, “La Wicca no ve el cuerpo como algo sucio”, mensaje que incluso he llegado a escuchar y leer en publicaciones muy recientes de eminentes Wiccanos que hacen una labor estupenda dando a conocer nuestra religión pero que siguen utilizando este discurso que conduce al rechazo sólamente por cómo está planteado. Cuál es mi sorpresa al encontrar hoy un texto en el que se explica esta tendencia y en la que realmente se explica la Wicca por lo que es, como hace varios años que llevo haciendo con mis propios conocidos y amigos cuando les hablo de mi religión.

¿Cómo definir la Wicca en positivo?

Por ejemplo, definiendo los puntos clave de la siguiente forma:

– La Wicca es una religión politeísta, que se basa en el culto al Dios y a la Diosa, normalmente expresiones de lo material y lo espiritual respectivamente. Asimismo, dichas deidades son parte de nosotros mismos y de lo que nos rodea, por tanto tanto nosotros como el mundo somos considerados sagrados en tanto que somos expresiones de lo Divino.

– La base moral de la Wicca es la Rede: “Haz lo que quieras, a nadie dañes”, que implica un respeto máximo por el libre albedrío del practicante, pero que a su vez implica un respeto por el mundo que nos rodea, incluyendo a los individuos. Es un corolario que invita a la reflexión antes de realizar cualquier acción o tomar decisiones, y que llama a la no intervención en cuestión de decisiones o vidas ajenas.

– El complemento de esta ley moral es la famosa “Ley del Tres”. Al ser Uno con la Divinidad, el Wiccano tiene una visión holística y sistémica de la existencia, y por tanto cualquier cambio provocado por cualquiera de nosotros afecta a las otras partes de la estructura. Con lo cual es de esperar que los cambios que provocamos en el mundo vuelvan a nosotros en forma de consecuencias. Tradicionalmente, se dice que la Ley del Tres implica que todo lo que hagamos nos volverá multiplicado por tres, si bien no todas las tradiciones Wiccanas lo ven de la misma forma: En algunas se piensa que son tres veces exactas, mientras que otras consideran que el tres es sólo un símbolo que da a entender la multiplicidad de las consecuencias.

– La Wicca busca la unión del individuo con el mundo mediante rituales cíclicos de carácter estacional y lunar, al ser las dos influencias (el sol y la luna) que más cerca se encuentran del mundo en el que vivimos y que marcan las diferentes etapas por las que pasa la vida en el mundo. Asimismo, mediante estos rituales se celebra el ciclo de la vida, del que depende el sistema completo.

– Al tener conexión directa con la Divinidad por formar parte de ella, la Wicca considera que el trato con los Dioses ha de ser personal e interior. Esto permite que exista una comunicación entre el practicante y el sistema que permita cambiar determinadas cosas, siempre y cuando no desestabilice el resto de la estructura (de acuerdo siempre con la Rede). A esta capacidad para cambiar lo que hay a nuestro alrededor mediante rituales o símbolos mediante los cuales conectamos con nuestra Deidad interior para un fin específico la llamamos Magia. Esta práctica comunicativa con lo Divino, casi siempre, contiene materiales de la naturaleza con determinadas características, similares a aquéllo que queremos conseguir, o recrea situaciones para atraer a nuestras vidas aquello que queremos. A este tipo de magia la llamamos “Magia simpática”, y es la que se practica en la Brujería.

– Los Wiccanos son a veces llamados Brujos porque de acuerdo con su creencia pueden realizar brujería, si bien la práctica de ésta es un aspecto secundario de su creencia.

Podría seguir, aunque considero que con esto queda aclarado que se puede hacer perfectamente una definición positiva de nuestras creencias, sin tener que recurrir al “La Wicca no es tal” que tan de moda está desde hace unos años. También creo que muchos pueden no estar de acuerdo con la definición que doy de algunos conceptos, y lo asumo. Pero sobre todo pienso que acabo de demostrar que la negatividad en nuestra creencia debe quedar atrás y que se puede quedar atrás perfectamente, y que si aspiramos a ser reconocidos y conocidos como una religión debemos empezar a adoptar este pensamiento positivo y sobre todo empezar a aceptarnos a nosotros mismos.

Contactos paganos en tu zona

Querer conocer gente a tu alrededor con inquietudes similares a las tuyas es totalmente normal. En el caso de los paganos, no sólo intentan conocer a otros para intercambiar información, charlar, o compartir experiencias, sino que también buscan encontrar covens o grupos de estudio con los que congeniar y poder aprender y/o realizar rituales. Hoy os presentamos unos consejos prácticos para conocer paganos en zonas cercanas a la vuestra.

¿Qué buscar?

Existen básicamente tres objetivos que puedes pretender conseguir encontrando paganos en tu zona. Te recomendamos que antes de intentar buscar a alguien, tengas claro qué es lo que persigues:

– Conocer gente afín a ti: Mucha gente se siente sola en sus creencias. Conocer paganos, personas con inquietudes similares a las tuyas para tomar un café y charlar, puede ser una buena idea para aquéllos que quieran seguir practicando en solitario pero sin sentirse totalmente aislados.

– Buscar un grupo de estudio: Entendiendo como tal al grupo de personas que se reúne para charlar de paganismo, en el que se intercambian conocimientos de diversas fuentes fruto de la investigación de cada una de ellas. También hay grupos de estudio que se reúnen en torno a un mentor o guía espiritual que ayuda a los aún no iniciados a entender mejor los conceptos básicos de la religión que estén estudiando.

– Buscar un coven: Aquí el objetivo es buscar un grupo con el que practicar rituales, meditaciones y magia. Éste es un grupo de culto principalmente, y de igual forma que el anterior puede estar reunido en torno a un sumo sacerdote, suma sacerdotisa, o ambos, o no estarlo en absoluto.

Hay que decir que estos tres objetivos no son excluyentes: un wiccano puede estar en un coven que sea grupo de estudio a la vez, y cuyos integrantes se lleven tan bien que acaben estableciendo relaciones de amistad.

Lugares donde buscar

– Tiendas de esoterismo/nueva era/paganismo: Hay comerciantes que permiten poner carteles en sus tiendas, así que si buscas a alguien puedes poner un cartel con tu e-mail (nunca tu teléfono), diciendo qué es lo que buscas exactamente. También puede haber carteles de actividades (meditaciones, conferencias…) afines a ti donde buscar gente de estas características, y así te ahorras la cita con el desconocido.  El mismo dueño o dependiente de la tienda puede saber dónde encontrar gente: si vas a comprar a su establecimiento y te da a entender que sabe mucho de paganismo, siempre puedes comentar que el tema te interesa y que estás buscando a alguien. Si te parece que el dueño de la tienda es pagano por lo mucho que sabe, nunca le preguntes abiertamente por su religión, deja que sea él o ella el que te lo diga.

– Internet: Éste es el mayor escaparate de contactos paganos hoy día. Principalmente existen tres fuentes:

  • Foros. Participando en un foro puedes conocer a tanta gente que puede que en algún momento y tras bastante tiempo posteando alguien diga de hacer una KDD (quedada, una reunión de foreros). Algunos foros, como por ejemplo el de wiccanos.com, organizan KDDs nacionales o animan a sus miembros a conocerse entre ellos. Normalmente la gente de los foros se conoce bastante entre sí, sobre todo si es un grupo especialmente participativo. También es posible que en los foros existan subforos dedicados a tu región o país, haciendo de lugar de encuentro para paganos que vivan cerca.
  • Listas de correo. Similar a lo anterior, pero basado en el correo electrónico. Existen multitud de listas paganas, tan sólo basta con buscar en el directorio de yahoo! groups.
  • Anuncios de contactos. También hay un sinfín de webs dedicadas a los anuncios de contactos paganos, similares a los anuncios por palabras de los periódicos pero centrados en exclusiva a este tipo de inquietudes. Un ejemplo de ellos es puertasdebabel.com.
  • Eventos. Multitud de asociaciones paganas y tradiciones realizan eventos de periodicidad variable, desde los famosos campamentos de brujas de Reclaiming hasta el día del orgullo pagano. Todos estos eventos son ocasiones muy especiales y bonitas para encontrarse con gente que comparta nuestras inquietudes.

Reglas básicas

Hay unas determinadas reglas básicas y de sentido común que debes tener en cuenta antes de lanzarte a intentar contactar con gente:

Queda sólo con la persona o personas que sean más afines a ti. Puede parecer muy obvio, pero si alguien te cae mal es mejor que no quedes con esa persona.

– Contacta varias veces y por diversos canales antes de quedar en persona. Empieza por lo más “impersonal”, por ejemplo contestando en un post en un foro, luego pasa al mail, luego a msn messenger o similares, luego al teléfono y luego en persona. Recuerda que las personas tienen “burbujas” de territorio alrededor y muchos pueden tomarse como una ofensa que tras dos o tres mensajes en un foro le preguntes el teléfono para quedar ese mismo fin de semana. No todo el mundo va a tener el mismo grado de confianza contigo.

– Planea la cita con tiempo y sed muy concretos en el sitio y la hora. El tiempo es por si surge algo que os impide quedar, para que os dé tiempo a reaccionar. Lo de ser concreto es porque no os conocéis físicamente, por tanto hay que ser lo más específico posible sobre el lugar y la hora: por ejemplo no vale decir “en el mercado” porque ser algo demasiado genérico, así que es mejor decir “en la puerta de la cafetería llamada “Tal” de la calle X”.

– Sé educado. Es una norma básica de convivencia pero no todo el mundo la cumple. El día señalado, acude puntual a la cita, sé prudente hasta conocer un poco mejor a la persona en cuestión, no hagas demasiadas preguntas personales hasta no conocerla bien y sobre todo no seas prepotente. Si vas a hacer gala de tus conocimientos recuerda que nunca sabes con quién estás hablando, y que tu interlocutor ha leído tanto como tú (los paganos suelen ser gente muy curiosa a la que le gusta investigar sobre diferentes temas). Respeta la afiliación espiritual de la persona con la que estás, por ejemplo si eres Wiccano y tu interlocutor practica el Druidismo, sé lo más respetuoso posible con su creencia.

– Entérate de qué tipo de contacto requiere la persona o personas contactadas. Tú puedes ir queriendo encontrar un coven, pero la persona con la que vas a quedar a lo mejor sólo quiere tomar un café. No fuerces la voluntad de la persona, deja que las cosas fluyan y si tenéis intereses comunes puede que al final acabéis tanto estableciendo un coven como simplemente siendo grandes amigos.

– Si eres menor de edad debes tener especial cuidado. Muchos grupos no aceptan menores, o puede haber personas que pongan reparos a la hora de establecer relaciones, aunque sea una simple amistad, con menores de edad. Asegúrate de que la persona o personas con las que contactas saben tu edad y si te ponen pegas no fuerces la relación. NUNCA mientas acerca de tu edad, pues es una carta de presentación pésima. Asimismo, recuerda que tus padres son tus responsables legales antes de tu mayoría de edad, y por lo tanto son también los responsables de tu educación religiosa. Ellos tienen derecho a conocer cuáles son tus actividades religiosas como responsables de ti, y por muy celoso que seas de tu intimidad o aunque temas que su reacción no vaya a ser de tu agrado, merecen al menos saber que vas a quedar con un desconocido, por lo que pudiera pasar. Tus padres sólo quieren lo mejor para ti, sé sincero con ellos y si surgiera algún problema por su parte mi consejo es que esperes a tu mayoría de edad. Muchos padres también piden que les presentes a tus nuevos amigos, lo cual es totalmente normal y comprensible.

– Averigua cosas sobre con quién vas a quedar. Esto es especialmente fácil con internet. Introducir un nombre o una cuenta de correo electrónico en google puede darte muchas respuestas sobre la orientación espiritual (y sobre si es de fiar) de quien vas a conocer. La comunidad pagana es muy participativa, no es extraño que la persona tenga publicaciones en foros o incluso un blog personal, así también puedes conocer mejor a esa persona.

– Dile a alguien que vas a quedar y hazlo siempre en un sitio público. Cuando quedes, asegúrate de hacerlo en un sitio público, ya que es territorio “neutral” y así se rompe más fácilmente el hielo. De igual forma, dile a alguien de confianza (tus padres, algún hermano, tus amigos…) que vas a quedar, con quién, a qué hora y dónde. Al fin y al cabo, aunque parezcan de fiar, los desconocidos siempre son desconocidos.

Si te proponen volver a quedar pero no ha habido “feeling”, no te fuerces. Hay personas con las que sencillamente no se congenia, piensa que no tiene por qué caerte bien absolutamente todo el mundo. Y sobre todo no te culpes por ello.

Y por último, una pequeña reflexión: ¿Tengo que buscar gente por fuerza? ¿Qué pasa si quiero seguir siendo solitario?

No pasa absolutamente nada. Conocer o no a otra gente no es necesario si no quieres, es decisión tuya y sólo tuya.

Wicca en televisión

Los medios de comunicación juegan un papel crucial en nuestra sociedad, pero, ¿hasta qué punto podemos fiarnos de la veracidad de las informaciones que ofrecen? ¿Qué papel tienen en la creación del mito contra el que luchamos todos los paganos?

Hoy exponemos un documento del año 1995 en el que se recrea un supuesto ritual de iniciación Wicca. Fue emitido en el programa presentado por Carlos Sobera “Arde la tarde” en ETB, una cadena de ámbito autonómico (regional) de España.

Como puede ver el lector, y también lo aclaramos para aquellos que no son wiccanos, tiene más bien poco que ver con esta religión: La liturgia del ritual es cuanto menos extraña ya que no se menciona a los dioses, no existe un altar, la unción se hace al revés (normalmente se empieza por los pies, no por la frente, o al menos así me lo enseñaron a mí), por no hablar del pentáculo que está dentro del círculo mágico. Parece más bien una iniciación en una tradición mistérica de corte ceremonial, porque en ese ritual no se celebra la vida ni al propio ser, que es lo que hace la Wicca. El ambiente no es alegre, sino más bien lúgubre.

Es interesante que nos fijemos en este tipo de documentos aunque han pasado ya 15 años desde su emisión. Este tipo de documentos audiovisuales reflejan una serie de conceptos que son difíciles de eliminar del imaginario común y de los que, nos guste o no, somos herederos. Tanto es así, que en la actualidad todavía conservamos en nuestras mentes el concepto de la bruja montada en su escoba adoradora del diablo, un ejemplo claro de que, siglos después, determinados mitos o imágenes culturales tienen tanta repercusión como para que, hoy día, la brujería siga generando cierta aprensión en el público. Por todo esto, es especialmente remarcable que, al escribir “Wicca” en Youtube, sea el segundo vídeo en mostrarse. Es de este tipo de documentos de los que tenemos que huir, y es una verdadera lástima que no se suban más vídeos en los que nosotros los wiccanos expongamos al mundo que somos personas como cualquier otra, no supuestos ungidos que hablan al más puro estilo Loquendo.

Por otro lado, me pregunto de dónde sacan algunos periodistas las fuentes para hacer una recreación de un ritual tan inexacta y sensacionalista…

13 lunas, bitácora online sobre wicca y paganismo

En el año 2004 se creó en internet una revista wiccana online en castellano, la primera de su género, llamada “13 lunas”, en la que se ofrecían a los lectores artículos de diversa índole: Entrevistas, Humor, Historia, Herbalismo, Wicca, Magia, Religiones comparadas, Antropología, entre otros. La revista tuvo un gran éxito de visitas, en tanto que se encontraba en formato electrónico, hasta que, en el año 2006, finalmente desapareció.

Su nombre estaba basado en el ciclo lunar y en los 13 esbats que la religión Wicca y otras religiones neopaganas celebra a lo largo del año, y su sello editorial era muy característico: La serenidad que transmitía su diseño y la seriedad de sus contenidos la convirtieron en un referente para la comunidad pagana que, cada esbat, se reunía alrededor de sus múltiples artículos.

Hoy, volvemos a poner en marcha aquel proyecto de la revista online, si bien con un cambio sustancial de concepto: No se trata ya de una publicación aislada y por tanto limitada a unos cuantos días al año (ya que la salida de los números de 13 lunas coincidían con cada uno de los sabbats del año), sino que, aprovechándonos de las nuevas tecnologías, pasamos a ser una bitácora donde, cada pocos días, nos disponemos a compartir con todos nuestros lectores aquellos asuntos de más o menos actualidad que surjan dentro de la comunidad.

Sin más, dar las gracias a todos los que se han mantenido fieles a nosotros tras tantos años, y que hoy nos acompañan en el arranque de esta nueva andadura.