Brujos de ciudad

CityWitchPrintMe encanta el concepto del brujo de campo porque me parece muy auténtico, muy de la tierra, muy tradicional. Me encanta porque implica que las hierbas se las busca él en el campo, que su vida gira alrededor de los ciclos de vida y muerte, que ve porque vive en el campo, y que tiene un contacto muy directo con los animales, a los que puede observar en sus movimientos migratorios. Debe ser apasionante para el que le guste.

Pero yo nací en una ciudad. Vivo en una ciudad. Trabajo en una ciudad. Cuando viajo, normalmente por motivos de trabajo o para ver a mi familia y a mis amigos, viajo a ciudades grandes porque mi entorno es el del asfalto, el de las prisas, los maletines y los tacones. Me pierdo si paso más de una semana en el campo, aunque me encanta, porque estoy acostumbrada a las junglas de asfalto. Y en medio de esa existencia gris, a veces vacía y muchas veces superficial, la brujería supone el color de mi vida. Soy una bruja de ciudad.

Como bruja de ciudad soy una mujer normal. Soy profesional y tengo un trabajo de oficina. De lunes a jueves tengo que vestir de business casual, y los viernes me permiten vestir informal. Voy andando de casa al trabajo porque mi ciudad, aunque ciudad, es pequeña, y porque a mí me encanta vivir en el meollo de las junglas de asfalto así que en media hora andando estoy en mi destino. Me encanta llevar tacones de los que hacen clac clac cuando caminas, porque en cierto modo a la vez que andas haces percusión.

Dicen que estoy alienada de mi entorno y yo no creo que lo esté. Sólo estás alienado de tu entorno totalmente cuando no vives los ciclos y cada día se parece al anterior, pero yo veo ciclos en cada paso (clac, clac) que doy. Por ejemplo: por la mañana salgo de mi casa y hace mucho frío y está oscuro, y no hay que ser muy listo para darse cuenta de que eso sucede porque es invierno. Como salgo de casa calentita siempre se me olvida ponerme los guantes, pero tras diez minutos caminando empiezo a darme cuenta de que el frío está mordiéndome los nudillos, así que tengo que sacar los guantes del bolso o tendré que enfrentarme a los sabañones. En verano, cuando voy al trabajo es de día y con sol, y puedo salir a la calle con un vestido corto para llegar a la oficina empapada en sudor (esto de vivir en Andalucía…). Ahora mismo los árboles están pelados porque se han caído las hojas durante el pasado otoño (y porque puntualmente viene un señor de parques y jardines a efectuar la poda de rigor), y el ambiente huele normalmente a hierba seca, a pesar de que parezca improbable eso de que se pueda oler aquí, ya que vivo en una de las ciudades más contaminadas de mi país (y me crié en otra de las más contaminadas).

Que sí, que es verdad que no estoy en el campo y por lo tanto no tengo posibilidad de coger las plantas que necesito. O sí. Porque resulta que hoy día muchos ayuntamientos tienen un listado de especies arbóreas y arbustivas, y de dónde están colocadas en plazas y parques, de forma que con sólo imprimir el mapa puedes hacer un bonito recorrido botánico y, por qué no, obtener lo que necesitas. Basta con no coger las plantas que están cerca del asfalto y, por tanto, del humo. Siempre he tenido una gran relación con los árboles y arbustos de ciudad porque son plantas que sufren y a pesar de ellos son fuertes y sobreviven. Todos los años me maravilla que el árbol que tengo frente al balcón sufra las podas que sufre por obra y gracia de los funcionarios de parques y jardines, y sigue floreciendo cada primavera como un campeón. Por eso a veces me gusta “visitar” a determinados árboles, sentarme bajo su sombra y agradecerles que estén llevando una vida bastante espartana. Y lamentablemente nadie repara en ellos.

Que también es verdad que de vez en cuando me voy al campo a desconectar y que no hay color, porque hasta el cielo parece más azul y se te abren los pulmones. Por supuesto. Pero no hace falta vivir en mitad del monte para admirar una puesta de sol tardía en verano mientras te tomas una cerveza. No todos los wiccanos somos brujos de hierbas y monte, los hay también que somos de fijarnos en las cosas pequeñas, los que somos de dar paseos para ver cómo cambia nuestro entorno, porque aunque urbano, también respira y vive y también tiene ciclos. En mi opinión, darte cuenta de esto hace la vida de uno en una ciudad tremendamente colorida y llena de significado, dotando a cada rincón de una historia donde hay un árbol viejo, un vendedor de castañas en noviembre o un riachuelo que sueña con que algún día correrá libre por encima de las presas.

Creo que el brujo no se plantea si tiene que vivir en x o en y. Creo más bien que el brujo tiene la capacidad de seguir maravillándose con las cosas pequeñas, independientemente de dónde estén. Por eso lo declaro orgullosa: yo soy una bruja de ciudad, me preocupo por las criaturas que dan color a mi ciudad y me gusta observarlas, tenerlas en cuenta y verme reflejada en ellas, porque creo que en las cosas más pequeñas podemos ver un reflejo de todo lo que encierra el Universo. Así arriba como abajo.

Herramientas de la Wicca: La varita (y 2)

En el artículo anterior esbozamos las características de la Varita y hablamos por encima de su confección. A continuación trataremos otros aspectos de su uso ritual, los diferentes árboles y sus características para aquéllos que desean tener varias varitas.

El uso de la varita

Ya comentamos en el artículo anterior que la varita se utiliza principalmente para la invocación como elemento de poder personal.

Muchas tradiciones wiccanas la incorporan para invocar a los cuartos, mientras que otras utilizan en su lugar el athame en este momento de la liturgia. Sea como fuere, las personas que utilizan la varita normalmente suelen apuntar con ella al suelo, mientras miran al cuarto correspondiente y recitan su invocación al elemental correspondiente. En ese momento, la práctica cambia de practicante a practicante: algunos imaginan al elemental entrando en el círculo, mientras que otros imaginan una columna de energía pura del elemento correspondiente al cuarto. Hay variaciones, lógicamente, de estas invocaciones: algunos wiccanos trazan un pentagrama de invocación con la varita, mientras que otros realizan esta técnica de la columna, y otros ni siquiera usan la varita para esto.

Igualmente, las invocaciones al Dios y a la Diosa se pueden hacer con la varita mediante la técnica de la visualización de la “columna” de energía a ambos lados del altar, levantada a partir de la varita. Otros wiccanos, en cambio, realizan los gestos de los dioses para invitarles. La variación aquí responde a las diferentes tradiciones o escuelas que pueda haber.

Teniendo varias varitas

Es totalmente posible tener varias varitas, cada una para un fin específico. Hay personas que tienen una varita para cada luna del año, dependiendo del momento estacional en el que se encuentre. Otras personas, en cambio, prefieren tener diferentes varitas y utilizarlas según el ritual o el hechizo que vaya a realizar, teniendo en cuenta el fin y propósito último del acto ritual, y no tanto el momento en el que se encuentra.

Sea como fuere, y teniendo en cuenta que esta elección de tener varias varitas es personal, el wiccano debe tener en mente que la varita (o varitas) debe ser, en cualquier caso, totalmente afín a éste. Es decir, que la herramienta debe estar al servicio del practicante, y no al revés.

Tabla de correspondencias

A continuación vamos a ofrecer una sencilla tabla de correspondencias con los significados principales de diferentes árboles.

Abedul (betula pendula): Purificación y exorcismo.

Acebo (ilex aquifolium): Asociado al invierno y a Yule. Representa la longevidad.

Álamo (populus alba): Dinero y adivinación.

Aliso (alnus glutinosa): Adivinación, sabiduría.

Arce blanco o falso platanero (acer pseudoplatanus): Representa a la Madre, la magia y la adivinación.

Avellano (corylus avellana): Conocimiento y protección.

Cerezo (prunus cerasus): Amor y creatividad.

Espino albar (crataegus monogyna): Representa la felicidad y la fertilidad, pero también la protección debido a sus afiladas espinas.

Eucalipto (eucalyptus globulus): Purificación y adivinación.

Fresno (fraxinus excelsior): Protección y prosperidad.

Granado (punica granatum): Asociado a Perséfone, simboliza la fertilidad.

Manzano (malus domestica): Amor.

Muérdago (viscum album): Esta planta semi-parasitaria (vive en otros árboles) representa el amor, y por esa razón existe la costumbre de besarse bajo las hojas de muérdago. Debido a su gran fortaleza, por vivir en otros árboles, simboliza la inmortalidad.

Nogal (juglans regia): Amor, longevidad y poderes divinos.

Olivo (olea europaea): Protección y curación. Consagrado a Atenea.

Pino (pinus pinea): Una de las características más llamativas del pino son sus grandes agujas, que se pueden utilizar en hechizos de protección. Todo el árbol, por tanto, se puede utilizar para este fin.

Roble (quercus robur): Considerado el “Rey de los árboles”, es símbolo de sabiduría.

Saúco (sambucus nigra): Según el poema de la Rede, es el “árbol de la Dama”, de ahí que muchos wiccanos no quieran sacar varitas de él. También se dice que el que corta un saúco está maldito, pues el espíritu de la Madre se toma venganza por haber cortado el árbol o parte de él. Es cierto que se trata de un árbol con muchas connotaciones supersticiosas, pues se decía que en la antigüedad las brujas se reunían en torno a él. Sin embargo, también está ligado a un fuerte sentimiento de protección.

Sauce (salix alba): Amor, protección y curación. Asociado tanto a la Diosa Artemisa como a la Diosa Ishtar.

Serbal (sorbus domestica): Protección y artes mágicas.

La herramienta al servicio del practicante: un apunte personal sobre la tabla de correspondencias

He visto a mucha gente obsesionada con el tipo “correcto” de varita, y muchas veces se nos olvida que la herramienta no lo es todo. Es una ayuda, por supuesto, y nos facilita mucho la labor de invocación, pero debe estar a nuestro servicio. Es decir, no somos nosotros los que debemos acomodarnos a los usos tradicionales de la varita, sino que es la herramienta y su material los que deben adaptarse a nosotros, pues van a dirigir nuestra energía.

Muchos wiccanos se preguntan, cuando empiezan, qué madera es la correcta. De ahí que se facilite una tabla de correspondencias para las diferentes maderas. Sin embargo, y por mucho que nos lo vendan como algo estupendo en todas las tablas, si no somos afines con la planta de poco servirá que la utilicemos en nuestra herramienta. Por ejemplo, el tejo, un árbol sagrado para muchos, puede tener un significado negativo para un practicante por cualquier razón. Por mucho que ese wiccano lo intente, esa varita no va a responder correctamente al uso de su energía hasta que no sane esa relación con la planta.

Con esto quiero decir que la base de la relación practicante-varita no se encuentra en la preciosa forma dada por un torno, ni en que era el árbol sagrado para X cultos, sino en la comprensión íntima y profunda de la herramienta y de la fuente de la que procede, ya sea vegetal o mineral. Si el practicante X tiene reticencias a usar el tejo o cualquier otro tipo de árbol (pues es sólo un ejemplo), no debe usarlo a no ser que sea estrictamente necesario, para luego plantearse (si lo desea) sanar su relación con el árbol. La herramienta y su procedencia también deben ser una vía de conocimiento de nosotros mismos, de nuestras fortalezas y nuestros traumas, y al final lo único que importa es que las herramientas de la Wicca no sólo sean una vía de dirección de energías, sino una fuente de conocimiento de uno mismo que principalmente se adquiere al comprender plenamente de dónde surge esa vara, no sólo el hecho de fabricarla o adornarla. En definitiva, el fin en el uso de la varita es casi tan importante como los pasos intermedios.

El elemento Aire

El Aire se encuentra en todas partes aunque no lo veamos. Lo mismo sucede con las ideas, su principal correspondencia: toda creación o manifestación física ha venido antes de una idea, aunque no la veamos o no nos demos cuenta de ello. Según el Vangelo delle Streghe (El Evangelio de las Brujas), Diana (el nombre que recibe en dicha obra la Deidad primordial, que aunque tenga nombre femenino se considera una deidad andrógina) soñó primero con el mundo para luego separarse en dos: luz y oscuridad, materia y espíritu. Podríamos considerar una fase típicamente aire de la existencia este primer ejercicio de auto-conciencia de la deidad primordial en esta obra. De la misma forma, todo comienza en nuestras vidas con una idea, un pensamiento, en definitiva, con la inspiración. Todos los pensamientos que conducen a manifestaciones son como ese instante previo al Big Bang.

La inspiración es la chispa del fuego. Para que el fuego (la manifestación) arda, debe haber aire. Sin oxígeno, las llamas se apagan. Toda la manifestación, por tanto, necesita de las ideas y de la inspiración para materializarse. Éste es el mensaje del elemento Aire.

Acudimos, por tanto, al elemento Aire para todo lo relacionado con los estudios, la intelectualidad y la inspiración.

Correspondencias del elemento Aire

– Correspondencias con la Deidad: El Dios, lo Masculino.

– Punto cardinal: Este.

– Momento de la existencia: Nacimiento.

– Palo en el Tarot: Espadas.

– Herramienta wiccana: El Athame.

– Características: Caluroso, húmedo.

– Cualidades: Inspiración, pensamiento, mente.

– Color: Amarillo.

– Representaciones en el Altar: Incienso.

– Signos zodiacales: Géminis, Libra, Acuario.

– Criaturas asociadas: Silfos, sílfides.

Elaboración de inciensos

Una de las formas más sencillas de trabajar con el elemento Aire es mediante la elaboración de inciensos. Aunque pueda parecer difícil, en realidad el proceso sólo implica un molido concienzudo de los elementos que vayamos a utilizar.

Normalmente, los inciensos están compuestos de hierbas y/o resinas especialmente elegidas dependiendo de las características de la planta en particular. Para saber más sobre esto, los libros “Herbalismo mágico” e “Inciensos, aceites y infusiones: recetario mágico” de Scott Cunningham resultan útiles para empezar y tener una guía.

Los inciensos suelen prepararse de acuerdo con el motivo del ritual o de la celebración que se vaya a realizar. Por ejemplo, si se quiere hacer un ritual para atraer el dinero, podemos utilizar la siguiente fórmula de incienso para la riqueza (receta propia, si la usas o la apuntas, recuerda citar de dónde la sacaste):

2 partes de clavo
2 partes de canela
1 parte de vainilla
1 parte de albahaca
2 partes de hierbabuena
2 partes de salvia
1 parte de romero
Aglutinante al gusto

Recuerda que debes moler muy bien todas las partes para lograr hacer una mezcla uniforme. Aunque es mejor moler a mano con un mortero, algunas hierbas se pueden pasar por un molinillo de café (limpio) para que quede totalmente molido y no salten al contacto con el fuego. Hay que tomarse un tiempo para moler con tranquilidad, ya que algunas hierbas son difíciles de machacar y blasfemar por ello durante el proceso de molido afecta a las características energéticas de las mismas.

Cuando tengamos preparada nuestra mezcla, encendemos un carbón y, colocándolo en un plato de cerámica o metal con cuidado, vertemos poco a poco el incienso. No se pone toda la mezcla encima porque bastará con usar lo que necesitemos y si sobra siempre podremos guardarlo. Si usamos demasiado incienso obtendremos además mucho humo, y esto puede irritar las mucosas, causándonos lagrimeo o dificultad para respirar. Hay que asegurarse siempre de que la ventilación del espacio ritual es adecuada.

Recuerda usar siempre el carbón encendido con cuidado, y ten a mano algo de arena o agua para apagar algún posible fuego.

Meditando y haciendo Yoga con el elemento Aire

Cuando el incienso no sea demasiado “pesado”, es decir, que el humo no afecte demasiado nuestros pulmones y nos permita concentrarnos, podemos usarlo para acompañar a nuestra meditación igual que lo haríamos con la técnica de la vela explicada en el elemento Fuego.

Además, el incienso es positivo para fijar nuestra atención, por ejemplo para practicar asanas de Yoga en equilibrio.

Plantas tóxicas para los gatos

Dado que muchos de los wiccanos que conozco tienen gatos y son amantes de las plantas a la vez, es necesario que conozcan qué plantas pueden causar daños a sus gatos. Aunque sepamos que nuestros felinos no son tontos y no van a mordisquear algo que les huela “venenoso”, sí pueden rozarse por alguna hierba o árbol que les produzca irritaciones. De cara a pedir consejo al veterinario en caso de algún incidente de este tipo y de dar con el tratamiento adecuado, hoy os presentamos una lista de plantas tóxicas, cortesía de Gatorristas.com.

1) Plantas cuya linfa o cuyo látex pueden irritar o causar prurito en los ojos o en la piel:

a. Aráceas: dieffenbachia, alocasia, anthurium, arisaema, caladium, monstera, philodendron, xanthosoma, zantedeschia, etc.

b. Euforbiáceas: poinsettia, croton, pedilanthus.

c. Ficáceas: hevea y ficus.

2) Plantas cuyo contacto provoca dermatitis alérgica:

a. Amarillidáceas: alamanda, narciso, junquillo, amarilis, clivia, crinum, hippeasthum.

b. Tiliáceas: sparmania, tilo de interior.

c. Compuestas: crisantemo.

d. Primuláceas: prímula.

e. Liliáceas: tulipán, chlorophythum, jacinto, sanseviera.

3) Plantas cuya ingestión provoca trastornos digestivos:

Aráceas, Liliáceas, Amarillidáceas, aucuba, mimosa del Japón, alamanda, Euforbiáceas, ciclamen, ficus, muérdago, acebo, rododendro, azalea, hierba mora (Solanum nigrum).

4) Plantas cuya ingestión provoca otros trastornos:

a. Trastornos renales graves: philodendron y ficus.

b. Trastornos cardiovasculares: ciclamen, muérdago, rododendro.

c. Perturbaciones nerviosas: Amarillidáceas, muérdago, campanilla, mimosa del Japón, philodendron, hierba mora, Cannabis sativa (marihuana).

LISTADO DE PLANTAS TÓXICAS (en latín)

  • Acacia
  • Aconitum napellus
  • Actaea spicata
  • Aechmea fasciata
  • Aesculus hippocastanum
  • Agapanthus
  • Aglaonema crispum
  • Agrostemma githago
  • Allamanda cathartica
  • Allium cepa
  • Aloe vera
  • Amaranthus spp
  • Amaryllis belladona
  • Ammi majus
  • Anagallis arvensis
  • Andromeda polifofia
  • Anemone rannunculoides
  • Antirrhinum
  • Aquilegia vulgaris
  • Arnica montana
  • Artemisia schmidtiana
  • Astragalus
  • Atropa belladona
  • Brunfelsia spp
  • Buxus sempervirens
  • Caladium hortulanum
  • Chamaedorea elegans
  • Chelidonium majus
  • Chenopodium album
  • Cineraria
  • Cicuta virosa
  • Clematis
  • Clivia miniata
  • Codiaeum variegatum
  • Coffea
  • Colchicum autumnale
  • Conium maculatum
  • Consolida regalis
  • Convallaria majalis
  • Cornus
  • Corydalis solida
  • Corydalis intermedia
  • Crocus sativus
  • Cyclamen
  • Cypripedium calceolus
  • Cytisus scoparious
  • Daphne mezereum
  • Datura
  • Delphinium
  • Dicentra
  • Digitalis purpurea
  • Dianthus
  • Dictamus albus
  • Dieffenbachia
  • Dracaena spp
  • Echium vulgare
  • Epipremnum pinnatum Equisetum arvense
  • Erica cinerea
  • Eriobotrya japonica
  • Euphorbia cyparissias
  • Euphorbia esula
  • Euphorbia helioscopica
  • Euphorbia peplus
  • Euphorbia pulcherrima
  • Euinymus europaeus
  • Ficus benjamina
  • Ficus elastica
  • Ficus macleilandi
  • Fritillaria meleagris
  • Galanthus nivalis
  • Genista tinctoria
  • Gerbera x cantabrigensis
  • Ginkgo biloba
  • Glechoma hederacea
  • Gloriosa
  • Hedera helix
  • Helleborus niger
  • Hepatica nobilis
  • Hibiscus
  • Homalomena wallisii
  • Humulus lupulus
  • Hyacinthus orientalis
  • Hydrangea macrophylla
  • Hyoscyamus niger
  • Hypericum maculatum
  • Hypericum perforatum
  • Ilex aquifolium
  • Impatiens
  • Ipomea tricolor
  • Iris pseudacorus
  • Juglans nigra
  • Kalanchoe spp
  • Kalmia latifolia
  • Laburnum anygroides
  • Lathyrus odoratus
  • Lathyrus maritimus
  • Ledum palustre
  • Leonurus cardiaca
  • Lilium tigrinum
  • Linaria vulgaris
  • Linum usitatissimun
  • Lobelia
  • Lotus corniculatus
  • Lupinus polyphyllus
  • Lonicera caerulea
  • Lonicera tatarica
  • Maianthemum bifolium
  • Melitotus spp
  • Mercurialis perennis
  • Mirabilis jalapa
  • Monstera deliciosa
  • Narcissus
  • Nandina domestica Nephrolepis falcata
  • Nerium oleander
  • Nicandra physalodes
  • Nicotiana
  • Ornithogalum umbellatum
  • Oxalis
  • Oxytropis spp
  • Pachypodium lamerii
  • Paeonia
  • Papaver orientale
  • Papaver rhoeas
  • Papaver somniferum
  • Paris quadrifolia
  • Parthenocissus quiquefolia
  • Persea americana
  • Phacelia campanularia
  • Phalaris arundinacea
  • Philodendron spp
  • Physalis peruviana
  • Phytolaca americana
  • Polygonatum odoratum
  • Polygonatum multiflorum
  • Pteridium aquilinum
  • Pulsatilla vulgaris
  • Ranunculus bulbosus
  • Rhamnus cathartica
  • Rhapis excelsa
  • Rheum rhaponticum
  • Rhododendron
  • Ricinus communis
  • Rudbeckia laciniata
  • Rumex acetosella
  • Sambucus racemosa
  • Sanguinaria canadensis
  • Sedum
  • Solanum dulcamara
  • Solanum melongena
  • Solanum nigrum
  • Solanum pseudocapsicum
  • Solanum tuberosum
  • Symphytum officinale
  • Shymphoricarpos albous
  • Spathiphyllum
  • Strelitzia regirae
  • Tanacetum vulgare
  • Taxus baccata
  • Tribulus spp
  • Trifolium pratense
  • Trifolium repens
  • Trifolium hybridum
  • Tulipa
  • Urtica
  • Veratrum viride
  • Veratum nigrum
  • Viburnum opulus
  • Vinca minor
  • Wisteria

LISTADO DE PLANTAS NO TÓXICAS (en latín)

  • Achillea millefolium
  • Anthiriscus cerefolium
  • Antirrhinum majus
  • Anthemis nobilis
  • Artemisa dracunculus
  • Asparagus densiflorum
  • Begonia
  • Buddleia davidii
  • Calendula officinalis
  • Chlorophytum
  • Coleus blumei
  • Coriandrum sativum
  • Cosmos Heliotropium
  • Hyssopus officinalis
  • Lavandula angustifolia
  • Lechuga
  • Lithops
  • Maranta
  • Melissa officinalis
  • Mentha x piperita
  • Mimosa pudica
  • Nepeta x faassenii
  • Nepeta cataria (el famoso catnip)
  • Nepeta grandiflora
  • Nepeta racemosa Ocimun
  • Origanum majorana
  • Orquídeas
  • Petunia
  • Plecthranthus australis
  • Portulaca spp
  • Rosa
  • Rosmarinus officinalis
  • Saintpaulia
  • Schlumbergera spp
  • Tagetes
  • Tradescantia albiflora
  • Viola
  • Zinnia

Para saber más:

Gatorristas.com, web y foro donde encontraréis todo consejos, trucos y diversión para los amantes de los gatos.