Meditación guiada: Las aguas curativas de Brigit

Os dejo con mi siguiente vídeo de meditaciones guiadas, una adaptación de una de las meditaciones que diseñé hace unos años, la “meditación de las aguas curativas de Brigit”.

Indicada en caso de encontrarnos tristes o de necesitar sanación.

 

Caos y destrucción, o lo que NO pasa con los Retrógrados y las Lunas Vacías de curso

Corría el 2005, o el 2004. Ya no me acuerdo, la verdad. El caso es que tenía una amiga wiccana que se había comprado la “Agenda de las brujas de Llewellyn”, con sus dibujos, sus datos y efemérides, muy bonita, preciosa. Así que me la compré yo también. Llewellyn empezaba a sonar en las librerías porque la editorial Obelisco estaba re-editando algunos libros de su catálogo en español. Cómo será que, viendo el tirón, Llewellyn montó una rama editorial en español que con el tiempo se les fue al garete, posiblemente por la pésima calidad de las traducciones (todavía me dan ganas de sacarme los ojos cuando leo los textos adaptados por Edgar Rojas, uno de los traductores contratados por Llewellyn para los libros de Cunningham). Mientras que Llewellyn español se iba al garete, Obelisco siguió re-editando, con mucha calidad de edición y traducción, algunos de los libros por los que ya habían pagado los derechos. Entre ellos la famosa agenda de las brujas. Por eso se ha convertido en el éxito de todos los años entre wiccanos y brujos, y por eso ha triunfado donde otros han fracasado miserablemente: un precio asequible y un contenido relativamente cuidado.

Y después de esta historia en la que me quedo a gusto con Edgar Rojas a la par que os pongo en contexto, volvemos al momento en el que abrí la agenda por vez primera. Aparte de lo típico, como cumpleaños de personalidades o eventos, había símbolos astrológicos con otras cosas que no entendía muy bien. La agenda no clarificaba qué pasaba con ello, entonces, ¿significaba eso que era malo? ¿Esos aspectos estaban ahí para simbolizar que no se debía hacer magia? Yo era muy aficionada a la Astrología ya por aquel entonces, ¿cómo era que NADIE me había dicho que esas cosas tan raras existían?

Y de repente caos, pánico, ¡apocalipsis! Que Mercurio estuviera Retrógrado tenía que ser el fin del mundo, aunque los paganos no creamos en eso. Ya me veía a los cuatro jinetes del Apocalipsis pagano, probablemente llamados Quiero Mi Titulito, Paganismo de Boquilla, Síndrome de Diógenes y Yo soy más especial que tú, cabalgando en sus escobas voladoras. Hasta que fui a Google, que ya existía por aquel entonces, y efectué una búsqueda. Lo que debería haber hecho desde el principio, claro. Como todos.

¿Qué es un planeta en Retrogradación?

El planeta Tierra, donde vivimos, gira alrededor del Sol. Hasta ahí creo que todos nos entendemos a no ser que vivas en el S. XV. Aparte de nuestro planeta, la Tierra es nuestro “balcón” al Universo, porque mirando al cielo vemos cómo son las cosas desde nuestra perspectiva. A su vez, hay otros planetas que giran alrededor del Sol. Normalmente los vemos girar en un sentido que es el correspondiente al orden del Zodíaco (Aries – Tauro – Géminis – Cáncer…), porque es el sentido en el que giran alrededor del Sol, así como el propio sentido en el que la Tierra orbita alrededor del Sol.

Sin embargo, hay momentos en los que los planetas pasan por “el otro lado” del Sol, viéndose desde nuestra perspectiva como si fueran al revés. Para ejemplificar esto, levantad un dedo de una mano delante de vuestros ojos y dejadlo quieto y, con la otra mano o un objeto, imitad el movimiento de un planeta alrededor del Sol. Veréis que cuando el objeto que se mueve pasa por delante de la cara parece ir en un sentido, pero cuando le está dando la vuelta al dedo que está quieto en el centro, aparentemente va en sentido contrario.

A ese momento en el que un planeta parece ir en sentido contrario se le denomina “Retrogradación”. Antes de la Retrogradación, parece como si el movimiento del planeta se enlenteciera, para luego empezar a ir aparentemente “hacia atrás”. Luego desaparece tras el Sol y vuelve a aparecer por el otro lado, para más tarde volver a ir Directo, es decir, en el sentido habitual. Este fenómeno es resultado de que vemos las cosas a través de nuestro pequeño “balcón”, pues el planeta en cuestión sigue con su trayectoria normal (igual que el dedo que se movía en el ejercicio anterior), lo que pasa es que nosotros desde nuestra perspectiva lo vemos como si fuera hacia atrás porque en realidad es que está dando la vuelta al Sol.

En Astrología, los efectos de una Retrogradación varían según el planeta, pero se suele decir que cuando hay un planeta Retrógrado en el cielo se ponen “trabas” o “se enlentecen” las características del planeta que esté retrógrado. El más conocido de los fenómenos de Retrogradación es el de Mercurio, que como es el planeta más cercano al Sol tiene ciclos de retrogradación muy frecuentes porque su trayectoria en torno a él es más pequeña que la de los demás. Como Mercurio rige la comunicación, cuando está Retrógrado hay que tener cuidado con lo que se dice.

Normalmente en los retrógrados se dice que es beneficioso hacer cosas que lleven R, tales como Repasar, Reflexionar, Rediseñar, Redescubrir… También depende del signo donde se produzca la retrogradación. Mientras escribo estas líneas está Venus retrógrado en Capricornio: Venus es el planeta del amor, y si está Retrógrado trae cosas del pasado, viejos amores y viejos afectos, y es un buen momento para la Reconciliación (de nuevo la R). Como está en Capricornio, se pueden usar las energías de ese signo, por ejemplo, para la compra o Recuperación de antigüedades de gran valor o de objetos que se hayan empeñado, y que tengan valor sentimental. Eso sólo por poneros un ejemplo. Como veis, no es el fin del mundo.

La Luna está v/c, ¿eso significa que tiene que ir al baño?

Eso significa que la Luna está vacía de curso, y pasa cada dos o tres días durante unas pocas horas.

En Astrología, los planetas se “relacionan” unos con otros mediante “aspectos”, que no es ni más ni menos que los grados que los separan unos a otros dentro de la circunferencia que forma el Zodíaco. Recordaréis de Primaria que una circunferencia se divide en 360 grados, ¿verdad? Pues si colocamos los planetas dentro de esa circunferencia, veremos que les separan x grados dentro de la circunferencia, dependiendo de su posición en el cielo. A la cantidad de grados que separa a unos planetas de otros dentro del Zodíaco le llamamos aspecto, y se consideran relevantes algunos como el trígono, la cuadratura, la sextil, la oposición o la conjunción. Eso determina cómo se leen las Cartas Astrales, por ejemplo, pues los aspectos establecen relaciones entre los planetas.

El tránsito de la Luna por el Zodíaco dura 28 días, tantos como tarda en darnos la vuelta. Durante su periplo zodiacal, establece rápidamente “Aspectos” con los otros planetas, así como rápidamente deja de estar aspectada con ellos debido a su tránsito tan veloz. Cuando la Luna no está aspectada con ningún planeta, se la considera una Luna “vacía de curso”.

La Luna es un satélite y refleja la luz del Sol, y es para nosotros un espejo. Por tanto en cierto modo su falta de aspecto es una falta de “espejo en el que mirarse”. Podemos sentirnos con incertidumbre y con falta de guía o de su suelo bajo nuestros pies cuando está vacía de curso.

La Luna deja de estar vacía de curso al entrar en el siguiente signo zodiacal normalmente, cosa que pasa cada dos o tres días.

¿Hacer magia o no hacer magia?

No pasa nada por hacer magia con la luna vacía de curso o con un planeta en Retrogradación. No caen meteoritos ni se estropean los hechizos. No nos castiga nadie ni es razón para tener miedo. El cielo está para guiarse y maravillarse, no para temer. Pero entiendo que se le tengan tanto respeto a estas posiciones, porque durante mucho tiempo se llevan poniendo en las populares “Agendas de las brujas” sin explicar qué son, sin explicar qué implican, y creemos que la Wicca y la brujería tratan de guiarse por esas posiciones astrológicas, sin entender que la Voluntad es la herramienta más importante con la que cuenta el brujo, no el hecho de que los astros giren alrededor del Sol, ni de que un puñado de hombres le pusiera “Martes” al martes. Otra cosa es que los nombres guarden poder y que las estrellas sean una estupenda descripción del plan divino, pero ayudan a entender qué hay a nuestro alrededor y los poderes que se manifiestan a través del Universo. Por otro lado, pensemos en que la Tierra tiene sus propios ciclos y eso tampoco para ni estropea todos los trabajos mágicos que hagamos.

En última instancia, el único que tiene el verdadero y único poder para hacer que tu vida funcione eres tú. No importa cuántos Mercurios Retrógrados se pongan en tu camino.

Fuentes y fiabilidad en los libros que leemos

“¿Qué te parece este libro?”, “¿Qué opinas de este texto?”, “¿Has leído a este autor?”, son preguntas muy útiles que normalmente los paganos nos hacemos unos a otros para saber si comprar un libro merece la pena. En el paganismo de hoy, en el que la mayoría (solitarios y grupos, tradicionales y eclécticos por igual) tiene siempre que hacer alguna investigación en algún momento de su sendero, saber de antemano qué libros merecen la pena es una información preciada.

No todos los autores son igual de fiables

Las nuevas formas de difusión han hecho posible que todos tengamos acceso a la información. Internet está ahí y es un grandísimo aliado a la hora de encontrar fuentes fáciles. Su fiabilidad, no obstante, es discutible, como ya comentamos aquí. Es por ello que muchos recurrimos a los libros como método para encontrar información de la que fiarnos.

Sin embargo, en los últimos años estamos presenciando una democratización del sector editorial. Está bien por un lado, porque permite a autores noveles empezar a despuntar y acceder a un terreno que tradicionalmente ha sido bastante endogámico, pero por otro lado se traduce en que casi cualquiera puede publicar, especialmente con la auto-publicación. Es por ello que también han bajado los estándares de calidad de las obras publicadas, y de ahí viene la idea de que no todos los autores son igualmente fiables, aunque hayan sido publicados por una editorial. Tener una obra publicada por una editorial sólo señala que el autor o su agente ha sabido “vender” el libro, no que sea bueno.

¿Dónde se deja entrever eso en paganismo? Principalmente en antologías y en las mal llamadas “enciclopedias”: volúmenes de dudosa calidad puestos a disposición del público en los que un autor o un grupo de autores (y a veces este dato ni siquiera se aporta) interpretan fuentes históricas existentes para hacerlas más comerciales. Un ejemplo puede ser cualquier tipo de libro de oferta que diga ser una “enciclopedia de mitología” o similar, pues las enciclopedias de Historia de verdad normalmente están escritas por un historiador, un filólogo o similar. No olvidemos que el autor es también un símbolo de status: cuanto más reconocido o más credenciales tenga un autor y más se diga de él en su obra, normalmente mejor será el libro, y la mayoría de enciclopedias históricas (y de mitología) serias están escritas por un historiador o algún profesional de la materia serio y reconocido, pues su autoría remarca la calidad del escrito.

¿Y qué pasa con los libros de magia? ¿Es que no se investiga en magia?

Tampoco todos los libros de magia son iguales, y en gran medida esto dependerá del autor. Se ve perfectamente cuando un autor ha investigado sobre determinado tema esotérico, principalmente porque aporta ideas de diversos autores y las contrasta. También es muy habitual que los libros fiables de magia hagan referencia a obras anteriores, tales como grimorios o a otros autores de referencia mundial. Esa mención es lo que hace fiable a un estudioso de la magia, pues demuestra que sabe. Esto se denomina investigación, y no consiste en dar opiniones sino en leer y contrastar ideas. Cualquier autor que esté dando una opinión está simplemente expresando lo que piensa, pero no está investigando.

Cuando escribimos un texto sobre magia, igual que cuando escribimos cualquier cosa, es importante contrastar las fuentes. Esto es igual de importante cuando leemos. Si una cosa no nos queda clara, o si nos formamos una opinión, un sanísimo ejercicio es ir a leer otro libro de otro experto en la materia para ver si se corresponde con la conclusión que hemos sacado o si es capaz de explicar más claramente lo que no entendemos. No basta con un libro, es importante contrastar varios y ver si el mensaje es más o menos igual en todos. Si se alza una voz discordante será necesario revisar la bibliografía del autor. Desde luego, ningún libro debe ser considerado una “biblia”, sino un punto de partida. Esto es clave en la formación de criterio, algo que nos es tremendamente útil a los paganos, pues leemos mucho, para saber qué libros merecen la pena y qué libros no.

Algunos trucos

– Desconfía de la información que no mencione sus fuentes de origen. Desconfía de los sitios web que se saquen la información de la manga.

– Si quieres contrastar una información ve siempre a la fuente original. Es decir, utiliza la parte de bibliografía de los libros. Sorprendentemente, no está de adorno.

– Lee siempre las críticas de los libros, especialmente las de los usuarios de plataformas como Amazon, donde hay una parte de críticas (reviews). Así no comprarás en vano.

– Recuerda: las opiniones son opiniones, no investigaciones, y pueden estar fundamentadas o no. Si hay cuatro autores que dicen X y uno que dice Y, normalmente los cuatro autores que dicen X habrán fundamentado su hipótesis en algo, y el que dice Y estará dando su opinión.

– Normalmente, las fuentes deben tener que ver con el tema del que se trate. Es decir, que no es una fuente fiable un libro de cocina para una explicación de cómo tratar con los elementales.

– Ten en mente lo siguiente: en nuestro sector, las editoriales muy famosas son normalmente bastante comerciales y no van a publicar grandes “secretos” ni “misterios”, sino cosas que venden. Por ejemplo, las primeras obras publicadas por Llewellyn estaban muy bien (la época de Buckland, Starhawk, etc), pero en los últimos años, personalmente, encuentro que se han relajado, originando un gran fallo de contraste de las propias obras que publican.

Para saber más:

– Normas del APA (American Psychological Association), las cuales recogen el estándar para crear bibliografías y citar en contextos de investigación.

– Amazon.es / Amazon.com. Portal de venta de libros en el que se pueden encontrar críticas de los usuarios.

¡Altares para todos!

Ejemplo de un altar wiccano. Imagen de wiccanaltar.com

Hay un momento en la vida de todo wiccano en el que decide montar un altar permanente. Aunque tener un altar fijo no es obligatorio, y mucha gente lo monta y desmonta para cada ritual, muchos encuentran cómodo tener un altar donde acudir rápidamente en su “momento especial” de meditación del día, o para una devoción sencilla. Hay diferentes opciones para diferentes tipos de altares, y también para cada persona. Vamos a dar unas cuantas ideas que se pueden utilizar para montar un altar fijo, dependiendo del tipo de altar que vayamos a montar.

1. Altar wiccano fijo.

Ya aportamos en este post los aspectos básicos de la creación de un altar wiccano. Básicamente se trata de seguir las indicaciones de la tradición que se siga o las correspondencias que se tengan. Sin embargo, ¡este tipo de altar también está abierto a diferentes decoraciones, además de las clásicas representaciones de los elementos!

Por ejemplo, si el altar está pegado en la pared, se pueden colgar bonitos motivos acordes a la estación en la que se esté. Una idea puede ser un póster, o una fotografía, o un dibujo, si pintar es lo nuestro. También podemos utilizar otros tipos de decoración de pared, como un tapiz. En este último caso, será necesario tener mucho cuidado con los tapices o las cortinas, pues las velas pueden prender. ¡Ante todo, seguridad!

Las flores y los arreglos decorativos con piedras también pueden quedar muy vistosos. Incluso algunas personas ponen flores de plástico, y, si bien es cierto que quedan mejor las de verdad, dan un aspecto muy bonito al altar. Este tipo de arreglos son ideales para la orientación Norte de nuestro altar (Tierra). Las flores se pueden buscar de temporada (lo ideal) o bien  con un color acorde a la festividad que estemos celebrando.

Un tipo de arreglo muy común es también colocar frutos del tiempo, sobre todo a finales de verano. En Samhain se pueden colocar hojas secas y calaveras para representar a los Ancestros. Para Yule, las hojas de acebo y las piñas de pino suelen quedar preciosas.

2. Altar para la devoción.

El tipo de arreglo o de disposición de un altar de devoción dependerá del tipo de relación devocional que tengamos, y a quién se la dediquemos. Muchos wiccanos tienen relaciones especiales con divinidades (devociones) y les dedican altares como símbolo de su relación especial y dedicación.

Así pues, el altar va a depender del tipo de divinidad a la que le estemos rindiendo culto. Si es una divinidad de las aguas, sus arreglos irán seguramente en tonos de azul, y si es marina podrá tener caracolas o rocas marinas en su decoración. Si se trata de una divinidad del fuego, sus arreglos tendrán que ser muy diferentes. Esto queda a discreción de cada devoto, y supone gran cantidad de horas investigando qué le “gusta” a esa divinidad, es decir, sus correspondencias.

Como ejemplo, si mi divinidad patrona (Brighid) celebra su festividad en febrero, elegiré para Su altar unas flores de almendro o de espino, que florecen en primavera temprana y finales del invierno. Si la divinidad patrona de otra persona celebra su fiesta a mediados de verano, unos girasoles pueden quedar muy vistosos.

Altar faery, como ejemplo de lo que se puede tener si nos gustan las hadas. Imagen de http://witchcraft-supplies.com 3. Altar para la meditación.

Otro de los usos de los altares es para meditar. Este último tipo de altar se puede incluir en los dos anteriores, pero se puede tener también por sí solo. Es el caso más personal de todos, e incluirá las cosas que a cada practicante le gusten o le ayuden a conectar con su Yo Superior.

Cuando empezaba, me enseñaron el concepto de la creación del altar al Yo Superior como herramienta de desarrollo psíquico. Hace muchos años que no lo utilizo por separado (lo tengo, como mucha gente, integrado en un altar devocional a mi Diosa patrona), pero durante un tiempo lo utilicé para centrarme. Es útil, sobre todo cuando uno se siente un poco “abrumado” por los dones psíquicos que están despertando mediante los ejercicios pertinentes, y necesita un poco de tranquilidad y control. El concepto del altar al Yo Superior se utiliza para mejorar el canal de comunicación entre nuestra mente consciente y nuestro Yo Superior (que es la parte de nosotros que nos otorga dones psíquicos y el que nos permite efectuar magia, pues se encuentra directamente “sobre el Velo”, es decir, conectado a la Divinidad), permitiéndonos controlar dicha comunicación y, de igual forma, tranquilizar a nuestra mente consciente. Esto hace el proceso más sencillo.

Asimismo, es nuestro “lugar especial” para meditar y estar tranquilos. Por eso mismo es tan personal y su distribución tendrá que estar a nuestro gusto, pues es importante que, sobre todo, nos funcione a nosotros.

Muchas personas optan por poner un emblema personal que les represente, pues no es ni más ni menos que un altar para ellos mismos. También ponen símbolos que representan las cualidades que desean atraer a sus vidas, o sus metas, o fotografías representativas de lo que quieren conseguir. En definitiva, en este tipo de altares casi todo vale, siempre y cuando sea del gusto del practicante.

Conclusión

El altar es una herramienta poderosa para el cambio de conciencia que se necesita en magia, y en el caso de ciertas prácticas (las relativas a la Wicca sobre todo) deberá seguir unas normas de correspondencias. Sin embargo, estas normas no se encuentran reñidas con la estética y con que la persona que utilice ese altar se sienta “atraído” o “a gusto” con él. Es muy importante que nos sintamos como en casa en lo que respecta a nuestro espacio de trabajo, pues vamos a pasar muchas horas en él, y va a coger una impronta especial conforme vayamos utilizándolo.

También debemos tener en cuenta que no hay que descuidar nunca un altar: nuestro espacio ritual denota muchas veces el estado anímico y psicológico en el que nos encontramos. El simple hecho de limpiarlo, acondicionarlo y adornarlo es una forma de limpiarnos, acondicionarnos y adornarnos a nosotros mismos.

Organizando eventos paganos

Muchos paganos y wiccanos se preguntan cuándo, cómo y dónde se organizan eventos a los que acudir que sean de su interés y que versen sobre temas paganos. No estamos hablando ya de ferias ni de grandes acontecimientos, que tienen bastante visibilidad por contar con algún sponsor, sino de quedadas y eventos a nivel regional e informal. Algunas personas optan por organizar sus propios eventos. Si el lector se siente inclinado por esa opción, aquí hay algunas recomendaciones que nacen de la experiencia de organizar este tipo de eventos.

Planificando la actividad

Lo primero que hay que tener en mente es qué se quiere organizar y por qué. Por ejemplo, si se conocen a paganos de diversas corrientes en un mismo área pero ellos no se conocen entre sí, realizar una quedada puede ser un buen comienzo para que todos se conozcan.

Si el evento es una quedada pero se va a incluir algún tipo de actividad, como por ejemplo un ritual o una charla, es necesario llevarla preparada de antemano. También se incluirá en el programa oficial de la actividad para que el que acuda sepa exactamente qué se va a encontrar.

El siguiente paso es realizar dicho programa de la actividad. Éste variará de acuerdo con la duración de la misma. Cuando las actividades se prolongan durante uno o más días, es necesario llevar un estricto programa para poder planificar con antelación. No todas las actividades necesitan un programa: las salidas para tomar algo o los picnics, por ejemplo, son simplemente eventos sociales y sólo habría que tener en cuenta dónde, cuándo, y cuánta gente. No obstante, hay gente que puede ofrecerse para realizar alguna actividad, y en el momento en el que exista algo más que la simple interacción social será necesario organizar las actividades mediante un plan claro.

Una vez terminado el programa de la actividad, si existiera, hay que elegir día, hora y lugar. Para las quedadas bastará con un lugar público lo suficientemente amplio y con asientos. Puede ser una cafetería, por ejemplo, donde haya el nivel justo de ruido como para garantizar la intimidad de la charla, pero que permita la comunicación fluida. Los parques también pueden ser una buena idea, sobre todo en el caso de hacer un picnic, pero hay que visitar el parque con antelación y saber en qué lugar del mismo se va a fijar el punto de encuentro, y dónde va a tener lugar la actividad, teniendo en cuenta factores como el sol (no querremos que nadie coja una insolación), la cercanía a una fuente de agua y a los baños, etc.

En cuanto a la fecha, lo ideal siempre será un día de fiesta, o, en su defecto, un día del fin de semana. Si ponemos el evento un domingo, hay que asegurarse de que no se acabe muy tarde, pues mucha gente tendrá que volver a sus casas a preparar lo necesario para el lunes de trabajo, y más cuando se viene de otras regiones sólo por el evento.

Publicitando la actividad

Hay muchas formas de publicitar nuestra actividad. Partimos de la base de que quien realiza estos eventos, al tratarse de reuniones sociales, no cobra dinero salvo que haya materiales de por medio (alquileres, por ejemplo), por tanto la solución más barata a la publicitación de los eventos es Facebook.

Los eventos de Facebook pueden ayudar a casi cualquiera a organizar una reunión de este tipo. Se trata sencillamente de crear un evento donde se especifique día, hora y lugar, e ir invitando a quienes nosotros consideramos que pueden estar interesados en venir. Es importante no invitar a quienes vivan en otros países o a personas que sabemos que no son paganas, pues no queremos ser tachados de spammers. En estos casos, es igual de prudente actuar como si de correos electrónicos se tratara.

Por correo electrónico podemos también publicitarlo a personas de nuestro círculo que no tengan Facebook, pero hay que ser cuidadosos porque rápidamente nos pueden incluir en una lista de spam. Para que ningún correo electrónico circule gratuitamente y pueda caer en manos de algún desaprensivo, pondremos las direcciones de correo en BCC (o CCO), es decir, copia oculta. De esta manera, nuestros destinatarios obtendrán sus mensajes correctamente pero el resto de la lista no sabrá a quién más se lo hemos enviado.

La web también es una buena forma de publicitarse. No sólo crear nuestra web para el evento, sino comentarlo con otras webs amigas. Es lo que viene siendo escribir “notas de prensa”. En Pagan Newswire Collective España suelen anunciar dichos eventos, y admiten notas de prensa externas.

Por último y no menos importante, las tiendas de ocultismo son un buen sitio donde publicitar este tipo de eventos. Nos costará sólo una fotocopia por cada una de las tiendas de ocultismo que haya en nuestra ciudad o región, y bastará con colocar un cartel donde pongamos información sobre lo que estamos organizando.

Pidiendo confirmaciones

Es muy importante pedir confirmación en todos los anuncios que hagamos de nuestra actividad. De esta forma, sabremos cuánta gente va a venir y con quién podemos contar. Las confirmaciones no se deben aceptar por evento de Facebook, pues muchas veces la gente hace click en “Asistiré” para simplemente apoyar, con lo cual dichos eventos suelen estar muy falseados. Pediremos siempre confirmación por correo electrónico o teléfono de contacto.

Si se va a cobrar algo porque se va a gastar ese dinero en alquilar un local, será totalmente necesario que los asistentes paguen su cantidad correspondiente con antelación, y se les debe advertir de ello. Para ello, les podremos facilitar nuestro número de cuenta o email asociado a Paypal. Al final del evento, las cuentas deben cuadrar y deben quedar a disposición del que las requiera de entre los asistentes.

Algunos consejos útiles

– Ofrece un mapa a tus asistentes confirmados con la ubicación del lugar de la actividad, así como información sobre el transporte público que llega hasta esa zona.

– Puedes publicitarte en tiendas no sólo mediante carteles, sino también mediante trípticos informativos.

– Ofrece siempre la planificación de la actividad. Es importante que la gente sepa qué se va a encontrar.

– Llega al menos DIEZ MINUTOS ANTES de la hora, por si surgieran imprevistos.

– Haz una ronda de presentaciones al comenzar, pero no obligues a la gente a presentarse. Que se presente sólo quien quiera. En las quedadas de Wiccanos.com la gente se pone pegatinas con el nombre y el nick. Esta idea es muy buena para ahorrarse el paso anterior, por si hay mucho tímido presente.

– Rompe siempre tú el hielo. Eres el organizador, se lo debes. Si lo haces bien, la gente comenzará a charlar y luego todo irá sobre ruedas.

– Al finalizar la actividad es posible que alguien te pida el email de contacto o el teléfono de otro de los asistentes. Antes de dárselo, háblalo con el dueño del email o del teléfono.

Organismos y webs que planifican eventos paganos y wiccanos habitualmente en España

– Wiccanos.com. Desde esta web se preparan al menos varias quedadas al año en diferentes puntos de España. El próximo día 5 de noviembre tendrá lugar la próxima quedada en la ciudad de Sevilla. Más información en http://www.wiccanos.com.

– Pagan Federation International España. Además de participar en diversos eventos, la PFI organiza quedadas para que los paganos se conozcan entre ellos. Más información en http://www.pfi-esp.com.

– Santuario de Brigit, tradición Correlliana de la Wicca. Ofrecen cursos, talleres y eventos de diversa índole, todos en el área geográfica de Andalucía. Está proyectada una quedada en Granada para finales de noviembre de 2011, y un taller de iniciación al tarot para diciembre en la misma ciudad. Más información en http://www.brigit.es.

Herramientas de la Wicca: La varita (y 2)

En el artículo anterior esbozamos las características de la Varita y hablamos por encima de su confección. A continuación trataremos otros aspectos de su uso ritual, los diferentes árboles y sus características para aquéllos que desean tener varias varitas.

El uso de la varita

Ya comentamos en el artículo anterior que la varita se utiliza principalmente para la invocación como elemento de poder personal.

Muchas tradiciones wiccanas la incorporan para invocar a los cuartos, mientras que otras utilizan en su lugar el athame en este momento de la liturgia. Sea como fuere, las personas que utilizan la varita normalmente suelen apuntar con ella al suelo, mientras miran al cuarto correspondiente y recitan su invocación al elemental correspondiente. En ese momento, la práctica cambia de practicante a practicante: algunos imaginan al elemental entrando en el círculo, mientras que otros imaginan una columna de energía pura del elemento correspondiente al cuarto. Hay variaciones, lógicamente, de estas invocaciones: algunos wiccanos trazan un pentagrama de invocación con la varita, mientras que otros realizan esta técnica de la columna, y otros ni siquiera usan la varita para esto.

Igualmente, las invocaciones al Dios y a la Diosa se pueden hacer con la varita mediante la técnica de la visualización de la “columna” de energía a ambos lados del altar, levantada a partir de la varita. Otros wiccanos, en cambio, realizan los gestos de los dioses para invitarles. La variación aquí responde a las diferentes tradiciones o escuelas que pueda haber.

Teniendo varias varitas

Es totalmente posible tener varias varitas, cada una para un fin específico. Hay personas que tienen una varita para cada luna del año, dependiendo del momento estacional en el que se encuentre. Otras personas, en cambio, prefieren tener diferentes varitas y utilizarlas según el ritual o el hechizo que vaya a realizar, teniendo en cuenta el fin y propósito último del acto ritual, y no tanto el momento en el que se encuentra.

Sea como fuere, y teniendo en cuenta que esta elección de tener varias varitas es personal, el wiccano debe tener en mente que la varita (o varitas) debe ser, en cualquier caso, totalmente afín a éste. Es decir, que la herramienta debe estar al servicio del practicante, y no al revés.

Tabla de correspondencias

A continuación vamos a ofrecer una sencilla tabla de correspondencias con los significados principales de diferentes árboles.

Abedul (betula pendula): Purificación y exorcismo.

Acebo (ilex aquifolium): Asociado al invierno y a Yule. Representa la longevidad.

Álamo (populus alba): Dinero y adivinación.

Aliso (alnus glutinosa): Adivinación, sabiduría.

Arce blanco o falso platanero (acer pseudoplatanus): Representa a la Madre, la magia y la adivinación.

Avellano (corylus avellana): Conocimiento y protección.

Cerezo (prunus cerasus): Amor y creatividad.

Espino albar (crataegus monogyna): Representa la felicidad y la fertilidad, pero también la protección debido a sus afiladas espinas.

Eucalipto (eucalyptus globulus): Purificación y adivinación.

Fresno (fraxinus excelsior): Protección y prosperidad.

Granado (punica granatum): Asociado a Perséfone, simboliza la fertilidad.

Manzano (malus domestica): Amor.

Muérdago (viscum album): Esta planta semi-parasitaria (vive en otros árboles) representa el amor, y por esa razón existe la costumbre de besarse bajo las hojas de muérdago. Debido a su gran fortaleza, por vivir en otros árboles, simboliza la inmortalidad.

Nogal (juglans regia): Amor, longevidad y poderes divinos.

Olivo (olea europaea): Protección y curación. Consagrado a Atenea.

Pino (pinus pinea): Una de las características más llamativas del pino son sus grandes agujas, que se pueden utilizar en hechizos de protección. Todo el árbol, por tanto, se puede utilizar para este fin.

Roble (quercus robur): Considerado el “Rey de los árboles”, es símbolo de sabiduría.

Saúco (sambucus nigra): Según el poema de la Rede, es el “árbol de la Dama”, de ahí que muchos wiccanos no quieran sacar varitas de él. También se dice que el que corta un saúco está maldito, pues el espíritu de la Madre se toma venganza por haber cortado el árbol o parte de él. Es cierto que se trata de un árbol con muchas connotaciones supersticiosas, pues se decía que en la antigüedad las brujas se reunían en torno a él. Sin embargo, también está ligado a un fuerte sentimiento de protección.

Sauce (salix alba): Amor, protección y curación. Asociado tanto a la Diosa Artemisa como a la Diosa Ishtar.

Serbal (sorbus domestica): Protección y artes mágicas.

La herramienta al servicio del practicante: un apunte personal sobre la tabla de correspondencias

He visto a mucha gente obsesionada con el tipo “correcto” de varita, y muchas veces se nos olvida que la herramienta no lo es todo. Es una ayuda, por supuesto, y nos facilita mucho la labor de invocación, pero debe estar a nuestro servicio. Es decir, no somos nosotros los que debemos acomodarnos a los usos tradicionales de la varita, sino que es la herramienta y su material los que deben adaptarse a nosotros, pues van a dirigir nuestra energía.

Muchos wiccanos se preguntan, cuando empiezan, qué madera es la correcta. De ahí que se facilite una tabla de correspondencias para las diferentes maderas. Sin embargo, y por mucho que nos lo vendan como algo estupendo en todas las tablas, si no somos afines con la planta de poco servirá que la utilicemos en nuestra herramienta. Por ejemplo, el tejo, un árbol sagrado para muchos, puede tener un significado negativo para un practicante por cualquier razón. Por mucho que ese wiccano lo intente, esa varita no va a responder correctamente al uso de su energía hasta que no sane esa relación con la planta.

Con esto quiero decir que la base de la relación practicante-varita no se encuentra en la preciosa forma dada por un torno, ni en que era el árbol sagrado para X cultos, sino en la comprensión íntima y profunda de la herramienta y de la fuente de la que procede, ya sea vegetal o mineral. Si el practicante X tiene reticencias a usar el tejo o cualquier otro tipo de árbol (pues es sólo un ejemplo), no debe usarlo a no ser que sea estrictamente necesario, para luego plantearse (si lo desea) sanar su relación con el árbol. La herramienta y su procedencia también deben ser una vía de conocimiento de nosotros mismos, de nuestras fortalezas y nuestros traumas, y al final lo único que importa es que las herramientas de la Wicca no sólo sean una vía de dirección de energías, sino una fuente de conocimiento de uno mismo que principalmente se adquiere al comprender plenamente de dónde surge esa vara, no sólo el hecho de fabricarla o adornarla. En definitiva, el fin en el uso de la varita es casi tan importante como los pasos intermedios.

Herramientas de la Wicca: la Varita (1)

La Varita es otro de las herramientas rituales de la Wicca, y, si bien es muy popular (para algunas personas es un sustituto del Athame), hay poco escrito acerca de su elección y de cómo influye la Varita en el uso de la Magia, así como de su significado en la Wicca, muy influenciado por los textos de Alta Magia occidental. Sin embargo, esta falta de recursos no significa que el buscador y/o practicante de Wicca no esté en la obligación de conocer perfectamente el uso y las características de dicha herramienta.

Características de la Varita

La Varita está hecha normalmente de madera y se utiliza principalmente para la dirección de energía, aunque en un sentido diferente a la dirección empleada con el Athame. Mientras que la daga “corta” espacios, la Varita dirige la Voluntad mágica, por tanto normalmente se la emplea para invocar. No obstante, el uso en estas invocaciones varía de tradición en tradición, siendo para algunas corrientes la herramienta empleada para invocar a los cuartos y a las deidades, mientras que en otras corrientes sólamente sirve para invocar a las deidades.

Es un símbolo fálico, y como tal es de naturaleza masculina. Muchas tradiciones, como ya se comentó en un artículo anterior, consideran que la Varita es un elemento de Fuego, debido a que se puede sacar fuego de la madera (frotándola rítmicamente), si bien otras muchas la consideran un elemento de Aire, puesto que identifican al Athame con el Fuego. Sea como fuere, es innegable la función de dirección y manejo de energías que tiene esta herramienta, así como su carácter masculino.

En Wicca, la Varita está tradicionalmente hecha de madera. No obstante, hay diferentes opciones en el mercado que responden a la demanda de variantes, mezclas y evoluciones de la herramienta, existiendo, por tanto, varitas de cristal o más raramente de metal. Sin embargo, esta variante de la Varita tradicional suele responder a otros usos y no tanto a la función principal de la Varita, que veremos más adelante.

Las Varitas de cristal o metal suelen utilizarse con frecuencia en labores terapéuticas, especialmente las primeras, debido a las características armónicas de determinadas gemas que pueden ser talladas en forma de Varita, y que pueden ser utilizadas en multitud de técnicas de terapia con cristales. No obstante, el uso de estas Varitas y la forma de asirlas en la mano hace muy diferentes no sólo su utilización sino también su tamaño, siendo éstas considerablemente más pequeñas y gruesas que las empleadas en los rituales wiccanos.

Confección de una Varita

Muchos Wiccanos compran sus Varitas en tiendas especializadas o en ebay, si bien otros prefieren hacerlas ellos mismos debido a que esta confección les lleva a entender plenamente la herramienta elegida.

Para confeccionar una Varita tradicional, en realidad, se necesita muy poco. Bastará con un árbol especial, un árbol con el que el practicante tenga un cierto entendimiento. Es mejor conseguir Varitas de árboles a los que ya “conocemos”, a los que hayamos dedicado alguna palabra amable, o a los que hayamos ayudado llevando agua o alguna ofrenda. También debe ser un árbol adecuado para la confección de Varitas, esto es, un árbol que tradicionalmente se use con ese fin, y cuyas características conozcamos a la perfección.

Una vez localizado el árbol, debemos tomar una rama que no esté demasiado seca, pidiéndole permiso al árbol para tomar la rama, y procurando hacer un corte limpio. En algunas ramas, al estar muy secas, esto es imposible, aunque es preferible tomar una rama seca a cortar una verde e impedir una vía de crecimiento del árbol. Debemos tener en cuenta que es un ser vivo y que le estamos despojando de una parte, así que habrá que ser extremadamente amable, dejar una ofrenda o un detalle, y seguir fortaleciendo nuestra relación con la planta.

Normalmente se dice que la dimensión perfecta de la Varita debe ir desde la parte interna del codo hasta el dedo medio extendido. Esto significa que cada practicante tiene una medida diferente, y que por mucho que arranquemos una rama para un amigo, no será lo mismo porque no tendrá sus medidas exactas, y hay que recordar que esta herramienta es una extensión física de nuestra propia Voluntad, con lo cual no vale que tenga las medidas de otra persona. Deben ser las nuestras.

Mucha gente pule sus varitas: algunos las someten a un tratamiento con un torno para darles forma, otros simplemente la lijan suavemente con una lija de madera porque les gusta que tenga un toque más natural. Una vez lijada, existe la posibilidad de aplicar un poco de barniz para embellecer y proteger la madera, siempre y cuando la rama esté lo suficientemente seca, y también, si se quiere, adornarla con plumas, gemas, cintas, o lo que queramos.

Muchas personas le ponen una punta de cristal a su Varita. Es importante tener en cuenta que la naturaleza del cristal debe ser similar a la de la Varita para que no exista un “choque” entre ambos elementos. Esto es porque cada clase de árbol tiene unas características particulares (además de las características masculinas del propio símbolo de la Varita) que deben ser respetadas.

En el próximo artículo veremos las características de los diferentes árboles y sus usos como Varita.

Creando un altar: nociones básicas

Uno de los mayores retos a los que se enfrenta alguien que acaba de empezar en la Wicca suele ser el altar. No digo que para los veteranos no sea todo un reto decorarlo adecuadamente a su momento vital y a la estación, buscar nuevos significados a los elementos que lo componen o realizar trabajos manuales para darle un toque más personal a su altar, sino que cuando uno empieza suele estar tan perdido que lo deseable sería tener un manual en el que nos contaran lo básico sobre la creación de altares. Es, por tanto, más necesario para los principiantes que para los veteranos en la materia.

Para la información que aquí presento me valgo de mi instrucción como Correlliana. Aclararé en aquellos aspectos que puedan presentar discrepancias por qué lo hago así, y también las diferencias con lo que se hace en otras tradiciones.

Solemos necesitar un altar para nuestro trabajo personal, ya sea para la comunicación con nuestros espíritus guías, Dioses o nuestro Yo Superior, para nuestras meditaciones o devociones, y también para los rituales, claro está.

¿Dónde poner el altar?

En principio, cualquier habitación en la que vayas a estar tranquilo para que te permita dedicarte a tus devociones diarias y con espacio libre es un buen lugar para poner un altar. Ahora bien, hay cosas que necesitarás si lo que quieres es tener un altar permanente, que no tengas que ir cambiando de ubicación cada cierto tiempo, y eso es, principalmente, una pared libre. Por otro lado, menciono una habitación y no un altar al aire libre (que también se puede tener) porque estando a la intemperie dependemos de la meteorología para practicar. Salvo que las condiciones climatológicas de nuestra zona sean especialmente estables, creo que lo más sensato es establecer un altar bajo techo.

Seamos prácticos: Sé que Buckland en su “Wicca: Prácticas y principios de la brujería” dice que lo ideal es tener una habitación sólo para el altar, pero el espacio escasea y si se tiene esta posibilidad realmente se tiene mucha suerte. Además, el mismo autor dice, en este mismo libro, que lo ideal sería tener el altar en medio de la habitación, pero vuelvo a insistir en lo mismo. Lo más cabal ahora mismo y con la vida que tenemos hoy día es poner el altar pegado a una pared.

Lo primero que vamos a necesitar para establecer nuestro altar es saber dónde ponerlo. Aquí hay diferencias entre unas tradiciones y otras, a mí me han enseñado que pared del Norte es la idónea por ser la que se encuentra ligada a la sabiduría del elemento Tierra. Otras tradiciones (incluyendo al mismo Buckland en esta obra) ponen la orientación del altar hacia el Este. Depende, por tanto, de la tradición a la que se encuentre adscrito el practicante y, en caso de no haber preferencias, del espacio del que se disponga.

Sabiendo la orientación adecuada (con la ayuda de una brújula es muy fácil), tendremos que buscar una mesa acorde a las dimensiones del espacio disponible y colocarla de la forma que sea más cómoda para nosotros de acuerdo con estos principios.

Elementos que componen el altar

Para entender cómo y qué elementos básicos debemos usar en nuestro altar, debemos comprender cuál es la correspondencia entre los puntos cardinales y los elementos. La que a mí me han enseñado es ésta:

Este – Aire

Sur – Fuego

Oeste – Agua

Norte – Tierra

Estas correspondencias pueden variar de tradición a tradición, pero lo que está claro es que los representantes de los elementos deben corresponder más o menos con su punto cardinal. Normalmente, los elementos se suelen representar en el altar de la siguiente forma:

Aire – Incienso

Fuego – Vela

Agua – Agua

Tierra – Sal

Es también importante incluir representaciones de la Diosa y el Dios. ¿Dónde poner estas representaciones? Normalmente se dice que el lado derecho del altar corresponde con el Dios, y el izquierdo, con la Diosa. Estas representaciones, a su vez, pueden ser velas que encendamos o bien estatuillas que decidamos poner encima de nuestro altar.

He hecho un pequeño esquema para que entendáis cómo sería un altar orientado al Norte. Nótese que la vela que representa al Fuego está al Sureste, porque nosotros estaríamos mirando el altar hacia el Norte, por tanto al encender esa vela que debería estar al Sur, si no tenemos cuidado nos podemos quemar. Ésta es una pequeña licencia que me permito, porque, al fin y al cabo, la vela sigue estando al Sur y yo como practicante estoy totalmente a salvo de quemaduras y otros accidentes.

Incluyo el pentáculo en el centro del altar, pese a ser una herramienta, porque, al contrario que la varita y el athame, no lo suelo llevar encima durante los rituales.

Teniendo más de un altar

Hay gente que prefiere tener más de un altar en su casa. Lo hacen así para diferenciar funciones o para dedicar altares a diferentes deidades. También hay familias en las que hay más de un pagano y cada uno de ellos quiere tener un espacio dedicado a su propia espiritualidad. Esto es bastante útil, especialmente cuando se tiene algún Dios o Diosa “patrón”, con el que existe un vínculo muy fuerte, y al que queremos dedicar su propio altar.

En este tipo de asuntos, las preferencias personales también tienen mucha importancia, puesto que, al margen de las correspondencias de los elementos, somos nosotros como practicantes los que nos tenemos que sentir cómodos con ese espacio.

Mantenimiento del altar

El altar hay que mantenerlo, es decir, hay que tenerlo más o menos limpio y arreglado. Es un espacio que dice mucho de nosotros y nuestra práctica espiritual, así de cómo nos encontramos por dentro. Limpiar nuestro altar aprovechando la luna menguante puede ser muy terapéutico cuando queremos deshacernos de algo, por ejemplo un hábito.

También es una forma de “actualizarnos”, es decir, de seguir los ciclos de la naturaleza dentro de nuestro espacio personal. Muchos wiccanos incluyen en su altar elementos de la naturaleza, flores del tiempo, u otro tipo de ofrendas de gran belleza que no sólo quedan muy estéticas, sino que también nos recuerdan al momento del ciclo anual en el que nos encontramos, lo que nos ayuda a estar “sintonizados” con la rueda del año.

Hazlo tú mismo: Fabricando velas para candelabro

Los Wiccanos suelen utilizar las velas para sus oraciones, meditaciones y altares. Por esta razón, a no ser que encuentres un proveedor especialmente barato cerca de tu hogar, puedes gastarte bastante dinero y, teniendo en cuenta los tiempos que corren, lo mejor es ahorrar lo máximo posible. La solución puede ser fabricarte tus propias velas, que además estarán cargadas de una energía especial al habértelas fabricado tú mismo.

En esta ocasión, haremos dos velas altas y finas para ponerlas en candelabros. Para hacerlas, necesitarás:

– Cera de abeja (lo más caro) o parafina (una solución económica). La puedes encontrar tanto granulada como en bloques.

– Un recipiente para calentar al baño maría, que dediques únicamente a este menester.

– Un recipiente alto y no muy ancho, que dediques únicamente a este menester. Debe ser bastante más alto que la vela que queremos crear.

– Una olla con agua para el baño maría.

– Mecha de algodón o cordel fino de algodón (el sintético huele bastante mal cuando lo quemas). Si no encuentras, tendrás que comprar hilo de algodón blanco y trenzarlo muy bien, utiliza cuantos hilos sean necesarios para que te salga una trenza bastante larga y no muy gruesa.

– Dos lápices de madera o palitos.

– Dos tacos de madera más o menos altos a los que no les tengamos mucho aprecio, o similares.

– Mucho papel sucio: periódicos viejos, guías telefónicas antiguas…

– Lápices de cera, pero que estén realmente hechos de cera (no de plástico), o anilinas de color para velas que venden en tiendas especializadas pero son bastante más caras. Si no quieres gastar demasiado, cómprate sólo cuatro colores: blanco, magenta, cian y amarillo, ya que con éstos puedes fabricarte toda la paleta de colores (si usas parafina blanca o cera blanqueada puedes ahorrarte el blanco).

– ¡Y muy importante! Algo para protegernos las manos y no quemarnos, pero que nos permita manipular los recipientes calientes con facilidad: tenazas, guantes para horno, paños…

Cómo se hace, paso a paso:

1. Empezamos por calentar la cera al baño maría: no echaremos toda la cera, sino que pondremos sólamente lo que necesitemos para lo que vayamos a hacer en el momento.

2. Mientras la cera se calienta, calculamos el largo del que queremos hacer las velas, y cortamos la mecha de un poco más del doble de ese largo; es decir, que si queremos velas de 13 cm de alto, debemos cortar un trozo de cordón de aproximadamente 28 cm. Doblamos la mecha por la mitad y la atamos al lápiz justo en medio, de tal forma que los dos extremos del cordón que vamos a utilizar queden colgando hacia abajo del lápiz. Aparte, preparamos los dos tacos de madera (que deben ser más altos de 13 cm que es el alto de nuestra vela) uno frente al otro y ponemos mucho papel entre ellos para proteger la superficie, pues va a gotear cera.

3. Vertemos la cera ya derretida y con cuidado en el recipiente alto. Sujetando la mecha por el lápiz, sumergimos lo máximo que podamos ambos cabos de ésta en la cera caliente. Apoyamos el lápiz en los dos tacos de madera, dejando que la cera sobrante caiga sobre el papel que hemos preparado debajo, evitando manchar el resto de nuestra cocina.

4. En este momento, mientras se secan las mechas, podemos añadir un poco de color a la cera derretida, cortando lascas del lápiz de cera del color que queramos, y removiendo con un palito. Para saber de qué color está quedando la cera podemos verter una gotita de la mezcla en un papel blanco y dejar que se seque, pues mientras la cera esté derretida se verá más transparente de lo que es en realidad.

5. Tomamos de nuevo el lápiz al que están atadas las mechas y volvemos a sumergir éstas en la cera caliente. Volvemos a dejar que se enfríen. Repetimos la operación, dejando que la cera se seque en torno a éstas e iremos notando que cada vez que sumergimos las mechas aumenta el grosor de las mismas, ganando cada vez más la apariencia de una vela de candelabro. Repetimos hasta que las velas hayan ganado el grosor deseado.

6. Al final de esto, obtendremos un lápiz al que están atadas dos largas velas de tipo candelabro. Cortamos el nudo con el que está atada la mecha al lápiz y voilà! ya tenemos nuestras dos velas listas.

Consejos finales

– Los pábilos (mechas) deben quedar lo más rectos posible para que las velas tengan la forma deseada.

– Ten en cuenta que la cera tiende a arder al hervir y que debemos ser cuidadosos al calentarla. Su punto de fusión suele estar entre los 56 y los 65º C, dependiendo del tipo de material que utilices (normalmente cuanto más bajo sea el punto de fusión más brillante será la cera, pero también menos durará la vela). En caso de que ardiera, debemos tener preparado algo de arena o una tapadera para sofocar las llamas, NUNCA echaremos agua sobre cera que arde. Además, dejaremos que la cera se derrita completamente, sin que llegue a calentarse más de la cuenta pues si alcanza demasiada temperatura pueden además salirle burbujitas.

– Ten cuidado con el agua hirviendo de la olla en la que estés haciendo el baño maría, te puede salpicar al llegar a ebullición y quemarte.

– Deja que cada capa de cera se seque, pues de lo contrario la vela puede adquirir una forma cuanto menos extraña. Ten paciencia.

– Si la cera que estás empleando para hacer las velas se enfría durante el proceso y empieza a solidificarse, basta con volverla a poner al baño maría, a veces incluso es suficiente meter el recipiente en el que se encuentra en el agua caliente.