¡SORPRESA! Mi libro “La Magia de los Elementos” sale a la venta

Y la sorpresa no sería completa si no estuviera ofreciendo un capítulo GRATIS a todos mis suscriptores.

Si quieres el tuyo, sólo tienes que hacer click aquí. Y prepararte para recibir el capítulo, además de información cada Luna Llena sobre tips mágicos, sobre cómo llevar una vida más plena y muchos otros trucos más.

El libro saldrá a la venta durante la semana a través de Amazon, después de casi diez años esperando a ver la luz. Son 260 páginas escritas con muchísimo amor, pensando en toda la gente que ha necesitado un poco de Magia y con la que me he cruzado en la vida. Y con un mensaje muy claro: TÚ puedes hacer LO QUE TE PROPONGAS.

Porque la Magia no está reservada a sólo unos pocos.

¡Espero que os guste!

 

[EDIT] ¡¡”La Magia de los Elementos” ya está a la venta!! Lo podéis encontrar aquí.

Pensamientos sobre los niveles de existencia

Hoy estaba pensando en algo que se aprende en mi Tradición, que algunas corrientes tienen en común (otras no) y que ha dado, creo, para mucho en el sentido de que se ha prestado a muchísimas interpretaciones y reinterpretaciones, a veces con más “arte” y a veces con menos. Se trata de los niveles de existencia.

La idea de los niveles de existencia no es nueva. Ni siquiera tenemos el copyright los paganos de ella, sino que existe en multitud de religiones y corrientes de pensamiento. Se ha dicho que son tres, que son nueve, que son siete. Siete son los que se dice en mi Tradición que son, siete porque es un número mágico, siete porque se considera un número afortunado. Pero podrían ser nueve, noventa y nueve, o cuarenta y cuatro mil doscientos veinticinco. El número es indiferente.

Sin embargo, hoy estaba pensando en que se usa y se abusa de la estructura de planos (no tanto del número) en determinados sectores, para hacer ver que se está más cercano o lejano a la Divinidad, que se está más evolucionado o involucionado que los demás. Creo que la explicación de esta visión viene de la forma en la que se suelen representar los niveles de existencia al público general: como si fuera una pirámide o un triángulo. Esto da una sensación de jerarquía en la que, la Divinidad, que preside la misma, está por encima del resto de planos, dando a entender, a mi modo de ver, dos cosas:

  1. Que cuanto más arriba, menor parte de la existencia está en contacto con ese compartimento “especial” y súper divino. Con lo cual, esto abre la puerta a multitud de iluminados que dicen ser de las pocas personas que está en contacto con la Divinidad.
  2. Que los planos inferiores sean interpretados como menos importantes, “mundanos” o toscos y rudos, al tener todo el mundo acceso a ellos.

Hace mucho tiempo que empecé a pensar que plasmar la teoría de los múltiples planos de existencia de esta manera (en forma de triángulo), en Wicca o en cualquier corriente afín a este tipo de ideas, no casaba con la idea de que todos estamos conectados con la Divinidad y somos una manifestación de ella, pues los niveles no son iguales, sino que los hay más y menos accesibles. Recuerdo que hace como cinco o seis años, estando en la Alameda de mi Sevilla natal explicándole a una alumna de Segundo Grado (que con el tiempo llegaría a ser suma sacerdotisa) cómo yo percibía la estructura de planos, le decía que yo lo veía más como una estructura de círculos concéntricos en la que cada individuo estaba simultáneamente en todos los círculos a la vez. Era como dibujar siete círculos concéntricos y trazar un radio, que simbolizaría a un individuo o elemento de la existencia concreto, y que tendría exactamente la misma cantidad de existencia en cada uno de los planos. Simultáneamente.

La simultaneidad es el concepto clave aquí. No es que estemos alejados de ese círculo del medio, o de esa parte de arriba del triángulo en el que está la divinidad, sino que estamos simultáneamente en todos los niveles a la vez. Todos los niveles son importantes para el individuo. Aunque algunas corrientes consideren que el plano emocional está en el segundo nivel, por ejemplo, esto no lo hace menos importante que el tercer nivel, que puede ser el mental. De hecho, muchas veces nuestras emociones influyen en la forma en la que pensamos.

Considerar que los planos más espirituales o cercanos a la Divinidad son más importantes que los que están más cercanos a la existencia física me parece un error garrafal de concepto, en el marco de la espiritualidad de la Wicca. Con todo el respeto para quien piense así. Y me lo parece porque va en contra de una de las leyes más esenciales en las que se basa nuestro sistema de creencias, la Ley de Correspondencia: “Así arriba, como abajo”. Los niveles superiores e inferiores están en contacto, unos afectan a otros y otros afectan a unos. Sin los aspectos más físicos estamos incompletos. Sin los aspectos más espirituales, también. Todos son necesarios, si no, directamente no somos lo que somos.

Voy más allá. La famosa frase “Porque todos los actos de amor y placer son actos en mi honor”, que está relacionada con la práctica del sexo y el disfrute de la sexualidad, si consideramos que lo mundano, lo físico, no tiene lugar en una creencia como la Wicca, deja de tener sentido. Me temo que la iluminación y la trascendencia no es el motivo por el que la mayoría elegimos este tipo de religiones quienes las elegimos. ¡Afortunadamente hay muchas religiones que sí creen que la iluminación sea importante!

¿Tú eres tonto, o te lo haces? #estoesunabroma #sarcasmo

Por favor, que nadie se ofenda por el título del artículo. Es sólo un chascarrillo que mis amigos Dani y Nuhmen me han animado a hacer, por aquello de que a veces utilizo títulos con preguntas retóricas o con bastante sarcasmo. Con más frecuencia de la que debería, me parece.

Por supuesto, estas líneas no se habrían hecho realidad si no fuera porque Cris-Jana ha secundado la moción.

De todas formas, esta broma tiene algo bueno: si alguien contesta en las redes sociales a esta pregunta, ya sabemos que en realidad no se lee los artículos. No sólo los míos, probablemente los de nadie.

Así que, por si acaso, sacaré al cartel de sarcasmo.

¿Es la Wicca una secta?

descargaHace muchos años trabajaba como jefa en una empresa de telemarketing. Uno de los compañeros que tenía, que sabía que era wiccana, me llevó un día ante otra compañera a la que le había dicho que yo era “de su misma secta”. Resultó ser una chica wiccana con la que acabé teniendo muy buena relación y a la que, años después, acabaría dando clase e iniciando en Wicca Correlliana.

Esto que queda en una anécdota muy divertida que ilustra lo pequeño que es el mundo, me lleva a pensar también en otra cosa, que es la cuestión de si la Wicca es una secta. Yo no puedo ser imparcial a este respecto porque es mi religión. Habrá personas que consideren que sí, lleguen a este post y me digan que soy parcial, bla bla bla. Muy bien, perfecto. Las opiniones son como las rajas del… sitio que empieza donde la espalda pierde su digno nombre: todos tenemos una. Sin embargo, creo que hay que empezar a hablar de esto porque en muchos sitios de internet se dice que la Wicca es una secta. Y se dice sin tapujos, sin anestesia y sin que los wiccanos hagamos el más mínimo intento de decir nada al respecto. Que está muy bien, pero en mi tierra dicen que el que calla, otorga.

Como no me gusta irme al diccionario para definir, porque lo veo por todas partes y queda muy manido, creo que definiré en este escrito la palabra secta como cualquier grupo pseudorreligioso que aísla a personas de su entorno, se aprovecha de ellas económicamente o de otras maneras, y que se suele organizar en torno a una figura de autoridad o gurú. Este tipo de grupos realiza una política de captación muy agresiva para retener y atraer nuevos practicantes, así como suele coartar el libre albedrío y la expresión.

Teniendo en cuenta que a la mayoría de los wiccanos la figura del gurú nos produce urticaria (y de las malas), teniendo en cuenta que es un camino vivencial y que el proselitismo está absolutamente mal visto, creo que ya dejamos de cumplir la mitad de los requisitos. Sin embargo, ¿qué pasa con los conceptos de aislamiento y aprovechamiento? ¿Qué ocurre con las figuras de autoridad que, en ciertas tradiciones, actúan como portavoces, sumos sacerdotes, etc?

Para empezar, no creo que la Wicca aísle a la gente. De hecho, conservo a la mayor parte de los amigos que tenía antes de hacerme wiccana. Trabajo fuera de casa y fuera de la religión, llevo una relación normal con mi familia y no presento mayor problema de socialización que no consista en que de vez en cuando necesito algo de tiempo sola para recargar pilas (por aquello de la introversión). Sí me he encontrado con que alguna gente me ha mirado raro por ser wiccana (o que se han reído, o que han dicho que si estoy en una secta), pero no lo atribuyo a que mi religión me haga tener relación únicamente con gente de dentro. Creo que algunas personas se aíslan de nosotros, especialmente si nos conocen poco, porque lo diferente es raro y lo raro parece peligroso.

El aprovechamiento económico es motivo de fuertes controversias entre los mismos wiccanos. Ésta es la razón por la que muchos grupos tradicionales no cobran por enseñar. Hay otros grupos que, en cambio, piden dinero para mantenerse, cosa que no está bien vista por los primeros. Pero, en cualquier caso, se entiende que ha de ser una cantidad más que asumible y muy lejos de otras religiones (inscritas como religiones y hasta con notorio arraigo en este país, por cierto), que piden un 10% de los ingresos anuales de la persona en concepto de donación. Todavía me sorprende que a nosotros nos tachen de secta por esto y a ellos… no. Pero es lo que decía antes: somos diferentes, raros y, por ello, parecemos más una amenaza que otros más conocidos. C’est la vie.

Por último, las figuras de autoridad. En primer lugar, Papa wiccano no existe, así que no hay sumos pontífices. Aquí cada uno es de su padre y de su madre, la experiencia, personal, y el camino, vivencial. Si estás en un grupo organizado y más o menos haces caso a una persona que ejerce como portavoz, sumo sacerdote o cualquier otro título equivalente, es porque se ha trabajado unas enseñanzas durante mucho tiempo y a ti te gustan (o te convence su experiencia personal). Pero no estás obligado a más lealtad que tener un respeto normal y razonable por las personas con las que compartes el camino, y por lo que te han enseñado, es decir, que se trata más de civismo y buena voluntad que otra cosa, algo que es necesario en todas las relaciones de nuestra vida. Incluso si estás dentro de una tradición (como es mi caso) nadie te pone una pistola en la cabeza para impedir que te marches. No será la primera vez que alguien se marcha y lo único que se hace es desearle mucha suerte.

Esto es como yo lo vivo y como yo lo cuento. ¿Que habrá gente por ahí que diga que somos una secta, que hay que hacer lo que el sumo o la suma diga, que se han pagado muchas cantidades de dinero? Pues seguro, porque siempre hay que decir algo sobre lo que no se conoce o se conoce parcialmente. Pero, al final, lo que ha de quedar en la mente de las personas es que, si no te deja vivir, si te aísla de tu familia y amigos, si te pide el dinero que necesitas para comer, si te obliga a hacer cosas que no quieres hacer, entonces no estamos ante una religión sino ante una secta destructiva. ¿Que para algunos puede ser la Wicca? Para mí son otras religiones que no mencionaré. Todo es cuestión de perspectiva.

Querida Yo del pasado

abrazoQuerida Yo del pasado:

Soy yo. Quiero decir, tú. En el momento en el que escribo esto tengo 33 años, estoy casada con un hombre maravilloso, soy madre de una bebé preciosa y muy divertida, y estoy embarazada de nuevo. ¡Felicidades a ti también por ello! Tengo trabajo, tengo siempre algo que llevarme a la boca y muchos proyectos en mente. Por supuesto, mi vida es mejorable, pero lucho muy duro por hacer realidad tus sueños, que son los míos, y por vivir de la forma más agradable posible.

Te escribo esta carta para decirte unas cuantas cosas que creo que son importantes. Lo son porque nunca te las dije y me parece que te lo mereces después de tanto tiempo.

La primera cosa que quiero decirte es que eres buena. Mantuviste una relación tóxica sólo porque creías que hacías lo correcto. Te mudaste a un sitio que no te gustaba por la misma razón. Hasta aguantaste que manejaran tu vida. Todo eso sólo porque te cuesta decir que no. Créeme, te comprendo, yo tengo el mismo problema. Pero con los años, esa tendencia a decir siempre que sí pasará, te curtirás, aprenderás a ver bajo las máscaras, a detectar con precisión las manipulaciones más sutiles. Acabarás confiando en tu intuición y, sin darte cuenta, ganarás mucha confianza en ti misma, en lo que tú crees que es bueno para ti, que quizá no sea compartido por todo el mundo.

Lo segundo que quiero decirte es que eres fuerte. Aunque tú no lo veas ahora, créeme. Aguantaste como una jabata un sinfín de peripecias. Y, a pesar de todo, un día le plantaste a la vida una sonrisa, te pusiste el mundo por montera y dijiste que saldrías de aquella situación.

Eso nos lleva al punto tres. Eres tremendamente valiente. Porque saliste de todo eso con la cabeza alta, a veces con métodos más controvertidos que otros, otras veces con mutis por el foro. Otras veces arrasando con todo, con los cuernos de Aries por delante.

Quizá te sientas mal porque te has equivocado. Todos lo hemos hecho, ¡dímelo a mí! A veces has caído, has hecho cosas que no querías o que no casaban con tu estilo, has entrado en dialécticas sin sentido, incluso en una ocasión hiciste algo contra tus principios. Quiero que sepas que te acepto, te comprendo y te perdono.

Te perdono que entraras en una relación que te marcara tanto que te haya costado años curarte del desastre que te provocó.

Te perdono que te pelearas con gente con la que no merecía la pena o no tenías por qué pelearte.

Te perdono que te dejaras llevar por voces aparentemente más expertas, cuando sabías que no era lo que tenías que hacer.

Te perdono que no hayas dicho más que no.

Te perdono que no hayas puesto más límites a otros.

Sé que de todo esto te darás cuenta con el tiempo, más tarde o más temprano. Sé que a veces te parece que actúas por impulso, como una aparente contradicción. Créeme: no es impulso, se llama intuición. A veces tu cerebro racional dice que debe hacer x, que es lo civilizado, mientras que tu corazón, tu maestro, te dice que eso que dice tu cerebro no te va a hacer sentir bien. Sin embargo, siempre acabas cayendo de pie. ¿Sabías que eres tremendamente afortunada?

Gracias por salir de las situaciones a tiempo. Gracias por darte cuenta de cuándo te estaban manipulando, gracias por abrir los ojos, gracias por aprender a decir que no al final de todas las cosas, gracias por salir de aquella relación tóxica, aunque fuera a trompicones. Gracias por negarte a ciertas cosas en tu vida, gracias por dejar lo que tenías que dejar, cuando lo tenías que dejar. Gracias por ser tan lista, por ver con tanta claridad las motivaciones personales y, a partir de ahí, decidir si querías dejarte influenciar o no. Gracias por guardar silencio sobre lo que tenías que guardar silencio, gracias por saber planificar, gracias por el esfuerzo de ser un pilar fundamental para tu familia, y gracias por haber aprendido a valorar a la gente que te rodea y te quiere.

Querida Yo del pasado: gracias. Porque sin ti, hoy no estaría aquí, no habría vivido todo lo que he vivido. Sin ti, no existiría.

Te acepto, te comprendo, te perdono y te doy las gracias. Y ante todo, te quiero.

Firmado,

Tu Yo del presente

#pazesunestadomental

Actividades para preparar Imbolc

2107Como mucha gente sabe que soy devota de Brigit (o Brighid, Bride, Brid…) me preguntan con cierta frecuencia qué cosas hacer en Imbolc. Considero que a veces es igualmente importante hacer alguna actividad para sintonizarnos con un momento del año que hacer un ritual. El ritual nos hace celebrar, mientras que dar algunos pasos previos a la preparación del mismo nos ayuda a sintonizar con el momento del año en el que estamos. Así pues, me he propuesto escribir este artículo para comentar algunas de las cosas que yo hago antes del ritual, para sintonizarme con el momento del año que va a empezar.

En primer lugar, una de mis primeras acciones cuando se acerca Imbolc es meditar. Meditar sobre el ciclo en el que me encuentro, aquello que quiero conseguir. Como la marea de Imbolc coincide con el comienzo del año civil, intento sintonizar estos pensamientos con los proyectos que yo misma me he propuesto para el año que está comenzando. Como no todo el mundo es igual, las personas que prefieren no tener propósitos o proyectos por año nuevo, sino que los hacen sobre la marcha, pueden sencillamente meditar sobre el significado de Imbolc. Por ejemplo, aquellas cosas de nosotros mismos que hemos conseguido llevar a cabo y las que nos gustarían en el futuro. Imbolc es una fiesta muy relacionada con la maternidad y la paternidad (en tanto que es una celebración del nacimiento de las crías de los animales), pero hay muchas formas de ser padre o madre, no tiene por qué ser de un vástago en el sentido literal de la palabra. A veces, nuestros proyectos son como nuestros hijitos.

Una de las cosas que más beneficiosas encuentro para hacer por estas fechas es limpiar todo lo pasado para poder construir sobre una superficie limpia. Esto está muy relacionado con el ejercicio de soltar que expliqué en la actividad 1 de la campaña “La paz es un estado mental”. Para poder poner en pie todo lo que queremos, esa vida nueva, muchas veces hay que abrir las ventanas al aire nuevo y dejar que el antiguo se vaya, remover la energía y quitar la basura. Para esto, una limpieza física de la casa o del negocio siempre va bien. Si te gustaría hacerlo “a lo natural” escribí un artículo aquí sobre este tema que quizá te pueda interesar. Entiendo que limpiar es necesario para construir, porque siempre que se construye sobre situaciones o cosas ya existentes, si no se ha saneado la situación antes, muchas veces el proyecto o lo que queramos hacer hereda parte de esas estructuras anteriores, con lo bueno y lo malo. Por eso hace falta sanear antes de empezar.

Pasear es de esas cosas básicas para sintonizar con cualquier ciclo, pero cercano a Imbolc lo encuentro especialmente útil. La razón es que no paseamos tanto en esta fecha del año, porque rápidamente se hace de noche, porque hace frío… pero la naturaleza sigue en estas fechas, siempre sigue su camino y no se ha ido a ninguna parte. Encuentro que conocemos muy poco de Imbolc, tan poco que, por ejemplo, lo que leo en internet de lo que se celebra en este sabbat muchas veces no se corresponde con el ciclo natural, con lo que está pasando fuera de nuestros libros, que están llenos de teoría. Hay que salir más y quedarse menos en lo que nos cuente Fulanito, por muy prestigioso autor que sea.

Otra actividad interesante es estratificar semillas en casa. Para quienes no estén familiarizados con el término, estratificar en casa es imitar de forma artificial un proceso que se da en la naturaleza en estas fechas: algunas especies de plantas necesitan un choque de frío durante un cierto número de semanas para poder germinar adecuadamente, pues están programadas para nacer tras haber pasado por un periodo de letargo. Esto sucede en la naturaleza cuando estas semillas se quedan bajo la nieve o bajo las hojas a una temperatura muy fría, durante las largas semanas de invierno. No todas las especies necesitan este letargo, pero muchos de los árboles que vemos y que tanto adoramos sí lo necesitan. Para estratificar, sólo necesitas un tipo de tierra adecuado a las necesidades del árbol que vayas a plantar y, normalmente, una nevera casera o un sitio al aire libre muy frío. Puedes ver una explicación de las necesidades de cada especie aquí. Adelanto que el proceso requiere mucha paciencia, pero es una manera de conectar para quienes adoran la jardinería y están mordiéndose las uñas por no poder plantar nada hasta Ostara.

También puedes purificar tu cuerpo de la manera que más te apetezca. Una autora pagana (ahora mismo no recuerdo si era Z. Budapest o Starhawk), en un libro que me leí hace mucho tiempo, comentaba que “peinaba” su aura todas las mañanas mientras se duchaba. Ésta puede ser una buena idea de actividad que realizar para sintonizar con esta época del año. Darse baños rituales, hacer un poco de dieta detox a base de comer muchas frutas y verduras de temporada (¡que las hay, aunque sea invierno!), eliminar el azúcar añadido durante un mes de la comida o, si eres practicante de Reiki, darse Reiki o energía todos los días a uno mismo, son ideas para sentirse mejor de cara a cuidar a ese niño interior que requiere cuidados al acercarse Imbolc.

Por último, puedes encender velas. Da igual si son de led o combustibles. Da igual si son de parafina o de cera de abejas. Lo que tú prefieras y vaya más acorde con tus pensamientos y necesidades ecológicas, económicas y personales. Enciende esa luz de la esperanza que todos llevamos dentro y que estos momentos empieza a hacerse realidad en la naturaleza. De eso trata Imbolc: es un festival de la crianza, de la niñez, del cuidado y el mimo. La esperanza es lo que más cariño necesita del mundo, porque es frágil como el cristal. Pero si se la alimenta, si se la cuida, se convierte en el motor de nuestro mundo.

La Paz es un estado mental: actividad 1, soltando y practicando el agradecimiento #pazesunestadomental

IMG_20160106_195155Como parte de nuestra campaña “La Paz es un estado mental”, hoy os presentamos nuestra primera actividad, consistente en dos ejercicios. Así inauguramos el ciclo. Iremos a una actividad por mes, 12 en total al cabo del año.

A veces cuando caminamos un sendero espiritual sentimos que debemos ir más allá. Explorar más, tener más. Esto está bien, pero en demasía puede causar cierta desazón. Desazón por no tener suficiente. Esto pasa en nuestra cultura porque estamos en una sociedad muy materialista y dominada por el marketing, que nos lleva a creer que no tenemos suficiente. Los publicistas son muy listos y han sabido crear, desde que estamos en el sistema de libre mercado, necesidades para productos que en realidad no vamos a usar ni necesitaríamos. Por poner un ejemplo, como me convertí en madre recientemente, os puedo garantizar que jamás usé ciertas cosas para la bebé que a mi alrededor me decían que eran indispensables (por ejemplo el capazo para el cochecito) y luego resultaron ser una pérdida de dinero y tiempo. En todos los aspectos de la vida puede pasar esto, incluyendo el espiritual.

Así pues, empecemos nuestra actividad doble con un primer ejercicio, que consistirá en evaluar lo siguiente:

  • ¿Qué cinco cosas, saberes, actitudes o relaciones te han resultado inútiles y/o una pérdida de tiempo o dinero en el año 2015?
  • Medita y razona tu respuesta.
  • ¿Qué hiciste para soltar ese vínculo, o qué necesitas para soltar el vínculo con eso que te ha resultado tan inútil?
  • ¿Cómo crees que te beneficiarás de soltar esos vínculos o transformar esos objetos, si se trata de cosas físicas?
  • Comprométete contigo mismo/a: 2016 será un año mucho más limpio a nivel de cachivaches, actitudes y relaciones. Y recuerda: si en algún momento sientes que algo es inútil en tu vida, no te angusties, ¡esas cosas pasan!

Ahora toca la segunda parte, que es valorar lo que se tiene. Muchas veces esta parte es más difícil que la anterior, porque criticar el pasado o el presente es sencillo, pero decir lo bueno que se tiene es menos fácil. Nos han enseñado a callarnos lo bueno para no despertar envidias. Para quienes todavía temen el “qué dirán”, no hay de qué preocuparse: este ejercicio es sólo para nosotros.

Este ejercicio consiste en encontrar un bote vacío, de cualquier material transparente. Por ejemplo, cristal. Si es reutilizable, mejor. En la fotografía de arriba estoy reutilizando el bote que usé para este mismo ejercicio el año pasado, y como me gustó tanto lo voy a volver a hacer en este 2016. Si no recuerdo mal, era un bote sencillo de garbanzos cocidos, que lavé y sequé concienzudamente (y dejé orear un poco, porque hay botes de conservas que huelen francamente mal). Yo no lo he decorado porque soy más bien espartana en mis maneras, pero hay quien lo decora, le pone lazos o carteles por fuera.

Una vez conseguido el recipiente, ya tenemos nuestro bote de agradecimiento.

El ejercicio es sencillo: este amiguito nos acompañará durante todo 2016, recibiendo nuestros agradecimientos por todo lo bueno que nos vaya pasando, aquello que consideramos que debemos agradecer al Universo. Se trata de poner en un papelito, conforme os suceda algo bueno, aquello que os ha sucedido y la fecha. Como veis, yo ya he estrenado el mío. Según mi experiencia, éstos son los consejos que tengo que daros para su utilización:

  • Podéis utilizar todas las clases de papel que queráis. Es muy bonito verlo lleno de papeles de distintas formas y colores al finalizar el año.
  • Os aconsejo que pongáis la fecha en el suceso que tenéis que agradecer, porque luego uno se olvida de cuándo pasó x o y.
  • Tenedlo a la vista para que recordéis cuando lo veáis que hay cosas que agradecer y os dé el impulso de usarlo.
  • Si lo vais a decorar, es preferible que la decoración no sea demasiado opaca, porque lo bonito del ejercicio es ver cómo se va llenando poco a poco.
  • Si lo veis vacío o falto de papelitos, en vez de lamentarse por ello es mejor preguntarse si no habrá algo que agradecer que estemos olvidando.
  • Al finalizar el año lo abriremos. ¡Eso lo contaré en la última actividad del año, la de diciembre!

Esto es todo por ahora. En febrero volveré a tocar este tema con una segunda actividad. Recuerda que la Paz es un estado mental, así que, ¡que tengas Paz en tu interior! Acuérdate de que puedes participar con el hashtag #pazesunestadomental si quieres compartir los resultados y/o fotografías de tus ejercicios, en tu red social favorita.

La Paz es un estado mental: campaña 2016

200310-omag-divine-600x411En 2015 proliferaron los rezos por la paz en mi Tradición, algo muy necesario debido al estado de crispación que estamos viviendo a nuestro alrededor, tanto política como socialmente. Por ello, mucha gente de fuera de la Tradición, de toda la comunidad pagana, se unió a ellos.

Sin embargo, la Paz empieza en nosotros mismos y en esta existencia moderna es habitual olvidarnos de que ese estado de tranquilidad empieza en nuestro interior y desde ahí se refleja fuera. Muchas personas, además, se olvidan de cultivar estos aspectos porque están ocupados en cuidar y rezar por otras personas, algo habitual cuando se tiene espíritu humanitario.

Por eso, en 13 lunas y el Templo de Brigit hemos empezado 2016 con la campaña “La Paz es un estado mental”, centrada en el bienestar físico, espiritual y mental de las personas, especialmente de quienes componen la comunidad pagana. Para que todos vivamos un año lo más pacíficamente posible, por muchos retos que nos ponga la vida por delante. Y para que, así, reflejemos en nuestro exterior esa vida pacífica que todo hijo de vecino necesita.

En nuestra campaña llevaremos a cabo, mes a mes, las siguientes actividades:

– Meditaciones para lograr más paz interior y satisfacción personal

– Trucos para identificar pensamientos y conductas autodestructivas, y atraer conductas que nos hagan felices

– Ejercicios para llenar de Paz nuestra vida

– ¡Y muchas sorpresas más!

¿Quieres participar? Estás más que invitado o invitada a ello. Tan sólo tendrás que permanecer atento o atenta a este blog, a las páginas facebook del Templo de Brigit y de 13 lunas y, si quieres, puedes publicar tus fotos o comentarios con el hashtag #pazesunestadomental en tu red social favorita, o en comentarios en este blog.

¡Paz!