La Paz es un estado mental: actividad 1, soltando y practicando el agradecimiento #pazesunestadomental

IMG_20160106_195155Como parte de nuestra campaña “La Paz es un estado mental”, hoy os presentamos nuestra primera actividad, consistente en dos ejercicios. Así inauguramos el ciclo. Iremos a una actividad por mes, 12 en total al cabo del año.

A veces cuando caminamos un sendero espiritual sentimos que debemos ir más allá. Explorar más, tener más. Esto está bien, pero en demasía puede causar cierta desazón. Desazón por no tener suficiente. Esto pasa en nuestra cultura porque estamos en una sociedad muy materialista y dominada por el marketing, que nos lleva a creer que no tenemos suficiente. Los publicistas son muy listos y han sabido crear, desde que estamos en el sistema de libre mercado, necesidades para productos que en realidad no vamos a usar ni necesitaríamos. Por poner un ejemplo, como me convertí en madre recientemente, os puedo garantizar que jamás usé ciertas cosas para la bebé que a mi alrededor me decían que eran indispensables (por ejemplo el capazo para el cochecito) y luego resultaron ser una pérdida de dinero y tiempo. En todos los aspectos de la vida puede pasar esto, incluyendo el espiritual.

Así pues, empecemos nuestra actividad doble con un primer ejercicio, que consistirá en evaluar lo siguiente:

  • ¿Qué cinco cosas, saberes, actitudes o relaciones te han resultado inútiles y/o una pérdida de tiempo o dinero en el año 2015?
  • Medita y razona tu respuesta.
  • ¿Qué hiciste para soltar ese vínculo, o qué necesitas para soltar el vínculo con eso que te ha resultado tan inútil?
  • ¿Cómo crees que te beneficiarás de soltar esos vínculos o transformar esos objetos, si se trata de cosas físicas?
  • Comprométete contigo mismo/a: 2016 será un año mucho más limpio a nivel de cachivaches, actitudes y relaciones. Y recuerda: si en algún momento sientes que algo es inútil en tu vida, no te angusties, ¡esas cosas pasan!

Ahora toca la segunda parte, que es valorar lo que se tiene. Muchas veces esta parte es más difícil que la anterior, porque criticar el pasado o el presente es sencillo, pero decir lo bueno que se tiene es menos fácil. Nos han enseñado a callarnos lo bueno para no despertar envidias. Para quienes todavía temen el “qué dirán”, no hay de qué preocuparse: este ejercicio es sólo para nosotros.

Este ejercicio consiste en encontrar un bote vacío, de cualquier material transparente. Por ejemplo, cristal. Si es reutilizable, mejor. En la fotografía de arriba estoy reutilizando el bote que usé para este mismo ejercicio el año pasado, y como me gustó tanto lo voy a volver a hacer en este 2016. Si no recuerdo mal, era un bote sencillo de garbanzos cocidos, que lavé y sequé concienzudamente (y dejé orear un poco, porque hay botes de conservas que huelen francamente mal). Yo no lo he decorado porque soy más bien espartana en mis maneras, pero hay quien lo decora, le pone lazos o carteles por fuera.

Una vez conseguido el recipiente, ya tenemos nuestro bote de agradecimiento.

El ejercicio es sencillo: este amiguito nos acompañará durante todo 2016, recibiendo nuestros agradecimientos por todo lo bueno que nos vaya pasando, aquello que consideramos que debemos agradecer al Universo. Se trata de poner en un papelito, conforme os suceda algo bueno, aquello que os ha sucedido y la fecha. Como veis, yo ya he estrenado el mío. Según mi experiencia, éstos son los consejos que tengo que daros para su utilización:

  • Podéis utilizar todas las clases de papel que queráis. Es muy bonito verlo lleno de papeles de distintas formas y colores al finalizar el año.
  • Os aconsejo que pongáis la fecha en el suceso que tenéis que agradecer, porque luego uno se olvida de cuándo pasó x o y.
  • Tenedlo a la vista para que recordéis cuando lo veáis que hay cosas que agradecer y os dé el impulso de usarlo.
  • Si lo vais a decorar, es preferible que la decoración no sea demasiado opaca, porque lo bonito del ejercicio es ver cómo se va llenando poco a poco.
  • Si lo veis vacío o falto de papelitos, en vez de lamentarse por ello es mejor preguntarse si no habrá algo que agradecer que estemos olvidando.
  • Al finalizar el año lo abriremos. ¡Eso lo contaré en la última actividad del año, la de diciembre!

Esto es todo por ahora. En febrero volveré a tocar este tema con una segunda actividad. Recuerda que la Paz es un estado mental, así que, ¡que tengas Paz en tu interior! Acuérdate de que puedes participar con el hashtag #pazesunestadomental si quieres compartir los resultados y/o fotografías de tus ejercicios, en tu red social favorita.

Una respuesta a “La Paz es un estado mental: actividad 1, soltando y practicando el agradecimiento #pazesunestadomental”

  1. ya tengo mi frasco y lo estoy decorando. luego mandaré foto cuando finalice la decoración. escogí uno grande por q a decir verdad sé q soy muy agradecida y q se llenará muy rápido. de hecho no hay día q no me tome un rato para agradecer. GRACIAS POR LA PROPUESTA! seguiré viendo como sigue. )O(

Comentarios cerrados.