El papel de la Sacerdotisa del Mar (y del Sacerdote)

anfitriteÚltimamente estoy pasando por un momento de mucha libertad espiritual e ideológica (y eso que pensaba que había tocado techo, qué equivocada estaba), y me doy cuenta de lo encorsetada que he estado durante muchos años. Creo que la presión social/cultural, o más bien la ausencia de ella, ha jugado un papel importante en ello. No digo que la responsabilidad (o la culpa, en términos más coloquiales) sea de la sociedad y de la cultura. Al final, los responsables de tomar esa libertad como nuestra somos nosotros mismos.

Creo que cuando por fin te liberas de esa presión externa, cuando tomas la decisión de ejercer tu propia libertad y encontrar tu propia voz, te sientes estupendamente. Y más si se hace sin pisotear a nadie más. Esto lo comento porque he escuchado de gente (wiccana) que piensa que la libertad se consigue a partir de pisar a otra gente, de hacerse un sitio a partir de dar de codazos, de “aplastar” a X o a Y. Como si la vida fuera una discoteca hasta los topes y tú el aspirante a llegar el primero a la barra para pedirte un whisky o un refresco. La publicidad, además, nos bombardea con ello (“esto es una jungla”, “la ley del más fuerte”, etc). ¡Es el sino de nuestros tiempos! De ese pensamiento tan arraigado y popular surgen excusas como “yo no puedo hacer lo que quiera porque ya hay gente haciendo lo que yo quería hacer”, “para hacer lo que necesito tengo que aplastar a Fulanito”, “seré más fuerte que Perenganito”, “yo no tengo los dones que tiene Zutanito”, etc. ¿Realmente esto conduce a Libertad personal o espiritual? Me parece que no. Me parece que es estar constantemente mirándose en el espejo de otro, envuelto en pensamientos tóxicos, incentivando el cotilleo, y eso sólo conduce a más drama, a no hacer lo que uno quiere y a estar preso de pensamientos inútiles. Creo  que el pensamiento de “pisar” a alguien es absurdo. ¿Desde cuándo vas a pisar a alguien haciendo lo que a ti te gusta?

Creo también que el sistema no quiere que seamos libres ni felices, porque así nos evadimos consumiendo de forma compulsiva. Me parece que nos hacemos un flaco favor al incentivar este tipo de conductas. Es aquí donde veo que entra la responsabilidad del Sacerdote o la Sacerdotisa del Mar como sanador(a) de sentimientos.

Pues todo esto me ha costado entenderlo, porque soy hija de mi tiempo, porque no vivo aislada y porque la vida tal y como está configurada me ha enseñado ciertas cosas. Y si me ha costado a mí, puede que le cueste a otras personas. Es un trabajo difícil, de identificar dónde están las “Aguas envenenadas”, que diría mi querida Stephanie Neal, mi iniciadora en Sacerdocio del Mar. Sólo cuando he sido capaz de quitarme de en medio esos pensamientos, he sido capaz de seguir adelante con mis proyectos y mis sueños. Por poneros un ejemplo, tardé dos años en hacer público que había escrito una guía devocional a Brigit con una amiga, y casi diez en publicar mi primer libro. Todo porque había pensamientos que me impedían, y que yo me había impuesto (sobre todo relacionados con los demás, el qué dirán, la sociedad, ¡la comunidad pagana!) para no sacar mis proyectos adelante. Pero ésta es la responsabilidad de toda Sacerdotisa del Mar: bucear en sus sombras constantemente, encontrar áreas de mejora todo el tiempo.

A partir de que encuentras tus áreas de mejora, puedes ayudar a los demás a encontrar las suyas. Claro está, sólo si quieren. Es decir, una Sacerdotisa del Mar (o Sacerdote del Mar) no puede exigir a sus alumnos y alumnas que buceen en su Sombra de la misma manera que ella o él lo hace, porque a veces es muy doloroso. El Sacerdocio del Mar es un proceso de des-aprendizaje, y toda la des-programación siempre es difícil. Liberarse de esas conductas opresivas y des-liberadoras lleva mucho tiempo y no abarca un curso de doce lecciones hasta que conseguimos iniciarnos como Sacerdotisas y Sacerdotes del Mar, sino que abarca toda una vida. Durante el camino, además, surgen nuevos retos y nuevas Aguas Envenenadas, porque la corriente siempre está en movimiento.

Sin embargo, y en mi experiencia, creo que cuando uno se pone a trabajar en ello salen cosas maravillosas. Cuando eliminas el miedo, dejas espacio a los sueños. Cuando eliminas el qué dirán, te dejas espacio a ti mismo. Cuando eliminas el cotilleo, dejas espacio a la tranquilidad. Cuando eliminas la insatisfacción, dejas espacio a la gratitud.

No os voy a engañar: sigo aprendiendo y nunca dejaré de hacerlo. Pero a día de hoy me doy cuenta de lo mucho que ha hecho este Sacerdocio por mí, las ganas que me dan de seguir trabajando con mi Sombra y la de años que espero seguir haciéndolo, porque veo resultados en ello. No creo que sea un Sacerdocio para todo el mundo, porque no todo el mundo tiene ganas de bucear en su Sombra, pero sí creo que puede causar un impacto duradero en la comunidad pagana, aunque sea por una suerte de “resonancia” de pensamientos y conductas.

2 opiniones en “El papel de la Sacerdotisa del Mar (y del Sacerdote)”

  1. Tu reflexion logra demostrar tu humilde y brillante grado de sabiduria. valiosas palabras producto de tu experiencia. un saludo!

    Astral

Comentarios cerrados.