Todos llevamos una rubia dentro

¡Y hay algunos que la llevan por fuera! Y aquí, por, “rubia” no quiero hablar de la rubia tonta con la que tanto nos han machacado toda nuestra vida, sino a un nuevo tipo de rubia que me encanta y que todos llevamos dentro, aunque no seamos rubias y en realidad tengamos pene. ¡Claro que sí!

El otro día recibí por correo un paquete de un alumno que contenía el “kit de la mentora perfecta”. Entre muchas otras cosas contenía un mechón de pelo rubio, una broma privada que ha derivado a llamarnos Khaleesi mutuamente. Podéis imaginaros que al ver el mechón de pelo solté una carcajada (que era lo que pretendía el remitente), pero me dio que pensar. Khaleesi es en realidad el título de Daenerys Targaryen, un personaje de ficción de la saga de Canción de Hielo y Fuego, de George R.R. Martin. Una mujer en una situación difícil que se sobrepone a las circunstancias adversas. Y además es rubia.

De Daenerys tenemos que aprender todos y todas mucho, seamos rubias, morenas, pelirrojas o canosas. Con aquel mechón en la mano me puse a reflexionar en por qué la Khaleesi me parece tan estupenda, y por qué creo que su actitud es tan aplicable a cualquier sendero vital, y esto es lo que extraigo:

ATENCIÓN: CONTIENE SPOILERS. SI NO HAS LEÍDO NADA DE CANCIÓN DE HIELO Y FUEGO O SI NO SIGUES LA SERIE “JUEGO DE TRONOS”, LEE BAJO TU ÚNICA Y TOTAL RESPONSABILIDAD.

1. Sabe que tiene poder de nacimiento y no siente miedo de ello: Daenerys nace con dones por nacimiento, sabe que los tiene y no le asustan sus dones, al contrario. Tanto en el libro como en la serie se implica que puede bañarse en agua hirviendo sin quemarse lo más mínimo (la sangre del dragón), y sin embargo ella no se inmuta, no va gritando por ahí “eh, mira, soy especial, el fuego no puede matarme”, y tampoco dice “oh mierda, soy un monstruo porque todo el mundo queda chamuscado cuando los meten en una pira ardiente, y yo no”. Algún tipo de magia corre por sus venas. ¿Cuántas veces en el camino de la brujería me ha venido alguien a decir que tiene “dones” pero que los ha intentado “controlar” para finalmente obviar y olvidar que tiene esos dones? Si tienes dones, ¿por qué asustarte de ellos? ¿Acaso no es algo maravilloso? Y lo contrario: ¿cuántas veces le hemos dado más importancia a algo, sólo porque en el fondo no pensamos que sea lo suficientemente especial?

2. No le importa lo que digan los demás, ella busca su sueño y su propósito en la vida: Esto está ligado al punto inmediatamente anterior, pues esta chica tiene dones, no se considera una monstruíta por ello, y le da igual lo que digan los demás, sabe lo que quiere y va a por ello. La pueden tildar de loca, pero ella cree, y como cree, sus sueños se hacen realidad.

3. Tiene un rico mundo interior: Aunque la parte menos bonita de esto es que no siempre cuenta lo que piensa a los demás y por tanto no saben por dónde va a salir, Daenerys se da un tiempo para pensar, planear y tener las ideas claras. También se permite soñar y visualizar, en definitiva, mantiene sus lazos con su subconsciente, lo que vendría siendo meditar. También presta atención a sus sueños y visiones, si bien no se lanza como loca a interpretarlos.

4. Es amable con quienes la apoyan y sirven: Ayuda a su pueblo, los apoya y se apoya en ellos. Es la jefa del Khalasar, pero se ve a sí misma como un ejemplo y modelo, por tanto intenta que su comportamiento sea modélico para sus congéneres. Entre los suyos se encuentran sus doncellas, sus sirvientes, quienes supuestamente deben servirle porque es su trabajo, pero siempre las trata con cariño. ¿Cuántas veces en la vida nos parece que nos están dando un mal servicio o ayudándonos poco, esas personas cuyo trabajo es servirnos? Y ahora viene la segunda parte, ¿cuántas veces decimos gracias, por favor y saludamos a quienes nos están dando ese servicio? ¿Cuántas veces hemos gritado a un teleoperador porque no ha podido arreglarnos el adsl en 24 horas, hemos puesto a caer de un burro a alguien o hemos criticado a alguien por no haberse plegado a nuestros deseos? Daenerys tiene muy claro que tener personas que la sirvan o que trabajen para ella no significa tan sólo darles órdenes, porque podría perder su favor y lealtad si actuara de forma mezquina.

5. Es paciente: La paciencia es un valor al alza y esta chica lo entiende. Sabe lo que quiere y sabe que a veces es necesario esperar para obtener lo que ella desea. No pierde la esperanza y aunque a veces se frustra, sabe sobreponerse a ese sentimiento para seguir adelante. En algunos practicantes de Wicca he encontrado muchas prisas y poca paciencia por conseguir “resultados”, y teniendo en cuenta que esto es un camino espiritual y no una carrera me parece que entrenar esta cualidad en algo que nos va a durar toda la vida nunca está de más. Al contrario.

6. No se deja fastidiar por nadie: Cuando su hermano Viserys le pega una bofetada (él acostumbraba a maltratarla) ella se la devuelve y le suelta: “Soy una Khaleesi de los Dothraki. Soy la esposa del gran Khal y llevo a su hijo dentro de mí. La próxima vez que me levantes la mano será la última vez que tengas mano”.  Le cuesta poco o nada mandar a paseo a gente que le está fastidiando. Cuando detecta a alguien tóxico, por muchos lazos que haya, no se siente mal por cortar el lazo, aunque se lleve “tocada” un par de meses. En el Paganismo veo que a veces nos apegamos a gente muy tóxica, sobre todo en internet, a la que le gusta contar sus miserias o (lo que es peor) hacerte partícipe de ellas, y a base de contacto nos volvemos tóxicos nosotros. En estos casos la tecla “borrar de mi lista de amigos” o “dejar de seguir” es estupenda, y mucho más fácil que coronar a tu hermano con oro fundido (al menos no se mata a nadie). Mantener la paz interna, y por ende ser feliz, es muy fácil, si sabes decir las cosas muy claras y no le sigues la corriente a quienes intentan meterte en sus dramas.

7. Es la reina de su vida: Por amor de los dioses, ¡esta chica se llama a sí misma Reina de los Ándalos y de los primeros hombres, que es el título que tenía su familia! Sabe lo que es suyo por derecho, pero sobre todo ella dirige adónde va, incluso sin saber muy bien dónde está. A veces nos olvidamos de que el camino está bajo nuestros pies, pensamos que vamos sin rumbo, ¡y eso no es verdad! Siempre hay tierra bajo nuestros zapatos y siempre estamos conectados a nuestros propios pasos.

Así pues, todos llevamos una Khaleesi dentro, el tema está en que hay que dejarla salir. ¿Te animas a ser la Khaleesi de tu vida?

Una respuesta a “Todos llevamos una rubia dentro”

  1. Quizás una rubia dentro sería mucho decir. Adicto a la serie si y con los libros no he tenido oportunidad de empezar aunque intuyo que deben ser fascinantes. Curiosamente y al contrario de mucha gente, cuando sueño con vidas pasadas no veo castillos ni palacios, no veo emperadores ni grandes batallas. Siempre aparece ante mi una imagen recurrente, Nieva, estoy solo, de noche en el bosque, a lo lejos observo un caserío, la luz tibia del hogar se filtra por las ventanas. Pero yo me siento más seguro en el bosque,alerta, envuelto en la fría oscuridad, Creo que mas bien llevo dentro un John Snow.

Comentarios cerrados.