Wicca y vegetarianismo, dudas frecuentes

Muchos recién llegados a la Wicca se preguntan si hay que ser vegetariano para ser wiccano. Es cierto que hay muchos wiccanos vegetarianos, pero esto no quiere decir que siempre sea así ni que sea obligatorio. En este artículo vamos a dar algunas ideas sobre por qué algunas personas deciden hacerse vegetarianas en la Wicca, otras veganas, y otras, en cambio, optan por ser omnívoras dentro del punto de vista wiccano.

La única regla es que la decisión debe ser estrictamente tuya

Ser vegetariano o no serlo es una elección personal. Ya no entra dentro de ser wiccano o no, entra en tomar unas decisiones con respecto a tu cuerpo, tu alimentación y tu relación con los animales y el medio ambiente. En principio, para ser wiccano no hay que ser vegetariano, no hay ninguna regla que diga esto. Hay personas que afirman que está de moda ser vegetariano, pero no debemos dejarnos influir por las modas sino por lo que pensemos que es correcto para nosotros mismos.  La decisión siempre es nuestra.

Razones frecuentes para ser vegetarianos dentro del contexto wiccano

– Por razones animalistas: Muchos wiccanos están comprometidos con el medio ambiente y los animales, y reflejan esa relación especial mediante el vegetarianismo. Algunos se sienten mal teniendo que matar para comer, otros protestan por la industrialización de la ganadería y la sobreexplotación de los animales, las razones pueden ser variadas.

– Por razones de salud: Algunos consideran que hoy día se toma demasiada carne y proteínas animales, así que deciden prescindir de ellas. En principio esto no tiene que ver con su creencia sino con su sentido de respeto a su propio cuerpo y su dieta. También se puede considerar que la carne de hoy está demasiado hormonada, no queriendo añadirla a su dieta para no tomar elementos innecesarios para el organismo.

– Por motivos religiosos: Una de las interpretaciones de la Rede (“Mientras a nadie dañe, haz tu Voluntad”) es que no se debe hacer daño. Esto incluiría matar para comer.

Razones para ser omnívoro desde un punto de vista wiccano

– Por motivos religiosos: La Wicca es una religión de sacrificios y dioses de la caza. Los dioses ofrecen su vida para darnos de comer, luego matar animales, siempre y cuando sea para comer, no es necesariamente negativo. Otro asunto diferente es la caza deportiva o recreativa. Además, matamos a los vegetales para comérnoslos o incluso los comemos vivos (caso de las lechugas). Por otro lado, algunos omnívoros wiccanos comentan no sólo que ser vegetariano resulta contradictorio con el espíritu del sacrificio animal de la Wicca, sino que los que aportan la Rede como prueba están llevando a cabo una interpretación extremista y radical de la misma.

– Por motivos de salud: Hay personas que necesitan comer más carne que otras por problemas de salud (principalmente anemia).

– Por motivos animalistas: Hay quien considera que el animal sacrificado para darnos de comer ha de ser comido. Hacerle ascos o feos a esa comida es negativo, pues es una deshonra para el animal el hacer que muera en vano. Eso no significa que esa persona sea menos animalista o que sea responsable directa de su matanza. A veces, las personas ven el acto de sacrificio del animal y su posterior consumo un acto de reutilización de la energía vital de ese animal.

¿Qué hago?

La respuesta es sencilla: lo que tú quieras. En cualquier caso, recuerda llevar una dieta saludable y acudir a tu médico en caso de dudas con lo que comes. Si quieres ser vegetariano, recuerda aprender a cocinar los alimentos con cabeza para poder aprovechar al máximo sus nutrientes (los cursillos ofrecidos por algunas asociaciones vegetarianas están especialmente bien) y busca los locales especializados en comida vegetariana de tu zona. Si quieres ser omnívoro, recuerda incluir un adecuado equilibrio en tu dieta y ten presente la pirámide de los alimentos para no tener carencias ni excesos de nada, y sobre todo recuerda que los vegetales son muy necesarios, así que tampoco te alimentes exclusivamente de carne.

En ambos casos, recuerda que la verdura de hoy día contiene pesticidas, así que lávala bien antes de consumirla.

Otra opción

Hoy día existe una opción, el flexitarianismo, que opta por el vegetarianismo durante el mayor tiempo posible, pero que permite comer carne en ocasiones especiales (en caso de que no haya otra cosa de comer) o por carencias temporales. No es vegetarianismo ni es ser omnívoro, sino un camino intermedio. Normalmente el flexitariano va a comer principalmente platos vegetarianos, pero si por ejemplo está en una casa extraña y hay pollo, no va a hacerle el feo a esa carne que ya ha sido sacrificada y debidamente cocinada, con su correspondiente esfuerzo por parte del animal y del cocinero.

Y sobre todo, sentido común

El respeto es fundamental. Admitámoslo: nunca nos pondremos de acuerdo porque así somos los humanos y lo nuestro siempre nos parece lo mejor. Así pues, intentemos vivir con la mayor comprensión posible del punto de vista del otro y de nuestro propio cuerpo. Sea cual sea la decisión que tomemos, es nuestra, así que intentemos llevarla a cabo porque sea lo que elijamos, y no por modas ni por imposiciones ajenas. Tampoco nos fijemos en lo que hacen otros: puede haber alguien que sea vegetariano pero no cumpla a rajatabla su dieta, y puede ser por cualquier razón, así que es mejor no estar metiéndonos en su vida ni tachándolo de hipócrita porque no estemos de acuerdo con su visión o su forma de hacer las cosas. En cualquier caso recuerda que no se es más wiccano por ser vegetariano, ni omnívoro, ni flexitariano, y que no es sano alimentarse de piedras.

NOTA: Personalmente tomé mi decisión a este respecto pero no me considero radical. Fui vegetariana ovoláctea desde los 16 hasta los 25 y no me fue demasiado bien, pasando parte de mi adolescencia bastante desnutrida, probablemente porque no supiera cocinar ni combinar los alimentos necesarios. Tras unos años recuperándome mediante una dieta omnívora, hoy día soy flexitariana. Para mí, la dieta fundamentalmente vegetariana es la que me funciona porque me mantiene bien, pero no me gusta convencer a nadie de que se haga lo mismo que yo. Convivo con un omnívoro bastante carnívoro y aunque no lo comparto, lo respeto, así como la mayor parte de mis amigos son omnívoros. Mis razones para hacerme vegetariana fueron que estoy bastante descontenta con las hormonas y con la industrialización de la ganadería, algo que continúo pensando hoy día como flexitariana. Pero si alguien come carne a mi lado, entiendo que ese animal se merece ser comido para que su sacrificio no haya sido en vano, y que la persona que está a mi lado probablemente lo vaya a disfrutar y que muy posiblemente le vaya a servir. Y como siempre, la decisión no debe ser estrictamente religiosa, sino únicamente tuya.