El círculo mágico en Wicca

Parte de la liturgia wiccana incluye la “construcción” de un círculo de poder que tiene diversas funciones, aunque no todas las obras disponibles en el mercado sobre esta materia aclaran exactamente cuáles son las funciones del círculo en la Wicca, cómo se realiza, cómo se abre y para qué sirve exactamente, así como tampoco se aclara si se ha de realizar en absolutamente todas las circunstancias que rodean a un acto ritual. Para empezar, se puede definir al círculo mágico como un constructo energético de forma esférica, si bien sus funciones pueden variar ampliamente.

El círculo, como constructo o construcción de energía

Un constructo o construcción energética es todo aquella aglomeración de energía a la que el practicante le otorga cierta forma. Un constructo energético puede, además, tener una cierta inteligencia (el caso del egregor) o puede servir con una finalidad en particular.

Para realizar cualquier constructo energético, hacen falta varios elementos:

– Un practicante que le dé forma voluntariamente, pues de lo contrario no se trata de una construcción energética sino de una entidad o ente. Existen muchos tipos de formas energéticas, tales como vórtices, que no son creadas de forma voluntaria sino semi-inconscientemente por las personas, mediante el pensamiento o la emoción recurrentes, hasta que adquiere cierta forma a nivel energético, pero no se puede considerar esto una construcción porque no existe una manipulación consciente de las energías.

– Una fuente de energía de la que la construcción pueda “nutrirse”. Ya que la energía no se crea ni se destruye, lo que el practicante hace al realizar el círculo es modificar una energía ya existente, dándole una forma determinada. A veces es energía del ambiente, otras veces energía del propio mago, otras veces energía elemental, y otras veces una combinación de diversas fuentes.

– Una finalidad, elemento que normalmente define la forma. El círculo no es esférico por casualidad: se trata de recrear en miniatura una representación de nuestro propio mundo, siguiendo varios principios de la magia: “Así arriba, como abajo” y “Los parecidos se atraen”. Cuando el practicante le da forma redonda al círculo es porque va a recrear a pequeña escala lo que quiere cambiar a gran escala.

Funciones del círculo mágico

Existen multitud de opiniones acerca de las funciones del círculo, aquí se pasan a recoger las más comunes o conocidas.

En primer lugar, está la utilización del círculo como elemento de focalización de energías. Esto es muy importante, porque lo que el practicante va a tratar es de acumular dentro del círculo la mayor cantidad de energía acorde con lo que quiere lograr, para luego liberarla y poder crear un “golpe de efecto” en la realidad. Por tanto, el círculo sirve de “batería de energía” para lo que se va a manifestar después del acto mágico en el resto de planos.

En segundo lugar, está la utilización del círculo como método de protección. Hay muchas personas que creen que esto no es necesario o que no es una de las funciones del círculo, y existe cierta controversia a este respecto. Lo que se suele decir es que, si realmente se cree que alguien o algo puede dañarnos mientras hacemos magia, lo más seguro es crear un círculo, aunque realmente no siempre es necesario si el practicante de magia tiene unas buenas defensas psíquicas. En este caso, la mejor protección es la que se realiza durante el día a día, manteniendo una buena higiene psíquica.

En tercer lugar y no menos importante, el círculo ayuda a entrar en un estado alterado de conciencia. Esto se suele lograr mediante un condicionamiento: si siempre que estamos dentro de un círculo entramos en trance o alcanzamos un estado de conciencia alterado, con la práctica es posible que cada vez que cerremos un círculo automáticamente entremos en este estado de conciencia alterado.

Cerrando y abriendo el círculo mágico

Normalmente, antes de crear un círculo se suele limpiar y consagrar el espacio ritual. Esto se hace para eliminar posibles constructos energéticos anteriores o patrones de energía que pueda haber en el lugar, así como para prepararlo para el ritual que va a suceder a continuación. No entraremos en estas técnicas de limpieza aquí, ya que nos extenderíamos demasiado, siendo además éste un tema aparte.

Después de limpiar y consagrar, se procede a crear el círculo, esto es, cerrarlo. Hay muchas formas de cerrar el círculo mágico. La forma clásica es utilizando el athame, pero también se pueden utilizar los dedos índice y corazón de la mano hábil (con la que se escribe), o también lo pueden formar un grupo de personas si se dan las manos y hacen la visualización pertinente. Sea como fuere, muchos practicantes incluyen, antes de la creación del círculo en sí, la aspersión de agua y sal para purificar por donde va a pasar el círculo, y el paso por el futuro círculo de un sacerdote o sacerdotisa con incienso encendido para cargarlo de energía. Después de esto, se procede a la creación de la construcción en sí:

– Si se utiliza el athame o la mano, el practicante debe situarse mirando al Este y apuntar con el athame o la punta de sus dedos hacia fuera. Ahora, debe visualizar una luz, normalmente blanca, que sale de la punta de su athame (o de la punta de sus dedos), y mientras camina siempre en Deosil (sentido horario) va pasando por el Sur, Oeste, Norte y de nuevo Este, hasta que el círculo queda totalmente sellado. Algunos wiccanos realizan en el momento del sellado un pentáculo de invocación en el aire.

– Si se utiliza un grupo de personas que se dan la mano, se puede hacer de multitud de formas. Algunos prefieren que los practicantes estén quietos y que realicen una visualización simple mediante la cual, levantando un pilar de energía desde su chakra corazón, expandan su propia energía y la muevan en Deosil a la vez por todo el círculo. También se puede hacer el círculo mediante el cántico y la danza, o mediante un corro.

Abrir el círculo, es decir, deshacerlo, suele ser mucho más fácil que crearlo. Para ello, lo más simple es que la persona encargada de crearlo se mueva, empezando por el Este de nuevo, en Widdershins (sentido antihorario, llamado Tuathail en Wicca Correlliana) hasta volver al punto de partida, imaginando que la energía del círculo vuelve a la punta del athame. Si se ha creado el círculo con varias personas, se imagina que se desconvoca el círculo justamente al revés de como se había creado: si se ha hecho una danza o corro en Deosil, se hace en Widdershins, y si se ha hecho una visualización grupal, se visualiza que la energía vuelve a los cuerpos de todos los participantes, concretamente al chakra corazón.

De nuevo, tanto las operaciones de cerrado como las de apertura del círculo varían de practicante a practicante y de tradición a tradición.

Crear o no crear un círculo para el trabajo mágico

Hay mucha gente que se pregunta si tiene que crear un círculo para todo trabajo mágico o toda celebración. La respuesta es no, aunque puede ayudar. El círculo sirve como batería de energía, pero lo que se crea con magia sólo se mantiene con magia, así que puede generar un gasto de energía importante mantenerlo durante mucho tiempo si se trata de una persona sola, y el practicante puede acabar física y psicológicamente realmente cansado.

Para evitar la extenuación en el caso de rituales largos, es aconsejable “anclar a tierra” mediante los ejercicios destinados a ello. Esta operación, realizada antes y después de cada acto mágico, no sólo nos prepara y purifica para los rituales, sino que nos ayuda a centrarnos en la realidad una vez que el trabajo mágico ha concluido.

15 opiniones en “El círculo mágico en Wicca”

  1. genial artículo…sólo una precisión, que a mi tb me hicieron hace mucho tiempo…el círculo no se convoca/desconvoca, esos verbos no son adecuados para el círculo, porque convocar es reunir a muchas entidades, y desconvocar es despedirlas…el círculo no es eso (salvo para aquellos que identifican el trazado del círculo con el llamado a los cuartos…ahí no se lo discuto porque ellos hacen todo a la vez en unidad de acto y no en actos distintos).

  2. Ya está, lo he cambiado por “deshacer”, creía que ya había usado todos los verbos posibles para esto, ¡pero no! 😀

  3. NO tenías por qué cambiarlo jajaja!!! Igualmente me alegro que haya enriquecido la aportación!!!
    Ha sido un texto realmente chulo!!!

  4. Asi pues la creacion y mantenimiento de un circulo por parte de una sola persona ¿podria acabar siendo perjudicial para la misma? es que soy solitaria y tras haber leido tu articulo, creo que entiendo por que acabo tan fatigada cuando ritualizo. Solo quiero saber si puede pasarme algo más que acabar fatigada o no puesto que suelo estar hora y media ritualizando.

  5. Perjudicial para la salud no, pero puede ser agotador!! Y al día siguiente sentirnos exhaustos, como cuando hemos hecho mucho ejercicio. Para no acabar tan cansados es aconsejable, como ya he dicho en el artículo, anclar a tierra.
    Un saludo.

  6. Si, es cierto que a veces acabas exausto, aun recuerdo cuando comence a realizar el circulo por primera vez e inconscientemente utilizaba mi propia energia para canalizar, tuve que estar tirado en el sofa un par de horas por que no me tenia. Pero como con todo se aprende, o bien como dice Harwe me anclo a tierra o intento usar las energias que nos rodean en lugar de la mia propia.

  7. Muchas gracias guapa; una preguntita: para abrir y cerrar el círculo: ¿habría alguna diferencia real y efectiva entre hacerlo dando una sola vuelta o tres? ¿o sólo se trata de distintas formas de distintas tradiciones para hacer lo mismo?

  8. Depende de la tradición que sigas, pero hagas lo que hagas y elijas el método que elijas, asegúrate de que conoces el porqué. Para algunos parece tontería trazar el círculo en tres veces, y lo hacen en una única vez, y te darán x razones. En mi tradición se hace en cuatro etapas (aspersión, carga, trazado y llamado) por otras razones, entre las cuales están algunos de los elementos que ya he comentado en el artículo. Así que, si tienes la oportunidad de seguir un método concreto y hablar con alguien que entiende el método, mi consejo es que le preguntes por qué lo hace así y no de otra forma.
    Lo que sí te digo es que el círculo es posiblemente el elemento que más teoría puede generar, así que hay opiniones para todos los gustos.
    Espero haberte servido de ayuda :D.

  9. Me gustan muchísimo todos tus artículos, Harwe, porque explicas de una forma muy sencilla y nada pretenciosa. ¡Gracias!

    Yo trazo el círculo en tres vueltas y utilizo mi mano proyectiva, aunque la verdad es que todas las personas con las que he hablado sobre esto utilizan su athame. Bueno, la base para mi práctica es el estudio y mi propia experiencia, así que, claro, es algo muy personal. Por supuesto, al ser solitaria, es muy importante anclarme. ¡Y devolver la energía a tierra! Al principio se me olvidaba y acababa como si me hubiera tomado un litro de redbull 😉

    Saludos primaverales 😉

  10. no entiendo la parte de “anclarme a tierra”….. alguien me puede explicar? (recien me estoy iniciando, y no quisiera hacer algo “mal” o equivocado, solo por ignorarlo)

  11. Anclar a tierra significa tomarte un momento para estar en tu cuerpo y conectar con tus quehaceres diarios después del momento mágico. Se puede hacer visualizando que nos salen raíces que nos conectan con la tierra.

Comentarios cerrados.