El elemento Aire

El Aire se encuentra en todas partes aunque no lo veamos. Lo mismo sucede con las ideas, su principal correspondencia: toda creación o manifestación física ha venido antes de una idea, aunque no la veamos o no nos demos cuenta de ello. Según el Vangelo delle Streghe (El Evangelio de las Brujas), Diana (el nombre que recibe en dicha obra la Deidad primordial, que aunque tenga nombre femenino se considera una deidad andrógina) soñó primero con el mundo para luego separarse en dos: luz y oscuridad, materia y espíritu. Podríamos considerar una fase típicamente aire de la existencia este primer ejercicio de auto-conciencia de la deidad primordial en esta obra. De la misma forma, todo comienza en nuestras vidas con una idea, un pensamiento, en definitiva, con la inspiración. Todos los pensamientos que conducen a manifestaciones son como ese instante previo al Big Bang.

La inspiración es la chispa del fuego. Para que el fuego (la manifestación) arda, debe haber aire. Sin oxígeno, las llamas se apagan. Toda la manifestación, por tanto, necesita de las ideas y de la inspiración para materializarse. Éste es el mensaje del elemento Aire.

Acudimos, por tanto, al elemento Aire para todo lo relacionado con los estudios, la intelectualidad y la inspiración.

Correspondencias del elemento Aire

– Correspondencias con la Deidad: El Dios, lo Masculino.

– Punto cardinal: Este.

– Momento de la existencia: Nacimiento.

– Palo en el Tarot: Espadas.

– Herramienta wiccana: El Athame.

– Características: Caluroso, húmedo.

– Cualidades: Inspiración, pensamiento, mente.

– Color: Amarillo.

– Representaciones en el Altar: Incienso.

– Signos zodiacales: Géminis, Libra, Acuario.

– Criaturas asociadas: Silfos, sílfides.

Elaboración de inciensos

Una de las formas más sencillas de trabajar con el elemento Aire es mediante la elaboración de inciensos. Aunque pueda parecer difícil, en realidad el proceso sólo implica un molido concienzudo de los elementos que vayamos a utilizar.

Normalmente, los inciensos están compuestos de hierbas y/o resinas especialmente elegidas dependiendo de las características de la planta en particular. Para saber más sobre esto, los libros “Herbalismo mágico” e “Inciensos, aceites y infusiones: recetario mágico” de Scott Cunningham resultan útiles para empezar y tener una guía.

Los inciensos suelen prepararse de acuerdo con el motivo del ritual o de la celebración que se vaya a realizar. Por ejemplo, si se quiere hacer un ritual para atraer el dinero, podemos utilizar la siguiente fórmula de incienso para la riqueza (receta propia, si la usas o la apuntas, recuerda citar de dónde la sacaste):

2 partes de clavo
2 partes de canela
1 parte de vainilla
1 parte de albahaca
2 partes de hierbabuena
2 partes de salvia
1 parte de romero
Aglutinante al gusto

Recuerda que debes moler muy bien todas las partes para lograr hacer una mezcla uniforme. Aunque es mejor moler a mano con un mortero, algunas hierbas se pueden pasar por un molinillo de café (limpio) para que quede totalmente molido y no salten al contacto con el fuego. Hay que tomarse un tiempo para moler con tranquilidad, ya que algunas hierbas son difíciles de machacar y blasfemar por ello durante el proceso de molido afecta a las características energéticas de las mismas.

Cuando tengamos preparada nuestra mezcla, encendemos un carbón y, colocándolo en un plato de cerámica o metal con cuidado, vertemos poco a poco el incienso. No se pone toda la mezcla encima porque bastará con usar lo que necesitemos y si sobra siempre podremos guardarlo. Si usamos demasiado incienso obtendremos además mucho humo, y esto puede irritar las mucosas, causándonos lagrimeo o dificultad para respirar. Hay que asegurarse siempre de que la ventilación del espacio ritual es adecuada.

Recuerda usar siempre el carbón encendido con cuidado, y ten a mano algo de arena o agua para apagar algún posible fuego.

Meditando y haciendo Yoga con el elemento Aire

Cuando el incienso no sea demasiado “pesado”, es decir, que el humo no afecte demasiado nuestros pulmones y nos permita concentrarnos, podemos usarlo para acompañar a nuestra meditación igual que lo haríamos con la técnica de la vela explicada en el elemento Fuego.

Además, el incienso es positivo para fijar nuestra atención, por ejemplo para practicar asanas de Yoga en equilibrio.

Una respuesta a “El elemento Aire”

  1. agregame al mail por favor nesecito me instrullas en mi camino por cierto tiene algo que ver uqe alla nacido en el 31 de octubre?

Comentarios cerrados.